BENABARRE

La intersección de la N-123 y la N-230 será un tramo de tráfico pacificado

Sancho no considera que la solución a este 'punto negro' sea colocar un radar fijo como ha solicitado CHA Ribagorza

Benabarre. N-230 y N-123
La solución proyectada  propone prohibir, en ese tramo, los adelantamientos y un carril central para facilitar las incorporaciones

El alcalde, Alfredo Sancho, explicaba que el Ayuntamiento aprobó por unanimidad reclamar al Ministerio de Fomento, que, ese punto kilométrico 64,400 en el que se cruzan  dos carreteras, N-230 y N-123 nacionales, fuera tratado como zona urbana.

Mostraba Sancho su sorpresa por la solicitud que ha hecho CHA al Ministerio , esta semana, de colocar un radar fijo porque la propuesta, recordaba el edil, ha pasado ya el período de alegaciones y estaría ya lista para ser ejecutado pero, añadía el edil, se superpone con otro proyecto que afecta al acceso de la estación de servicio y el restaurante que se ubican también en la N-230.

El cierre de la N-260 entre Campo y Seira, hasta el 30 de noviembre, con motivo de las obras de acondicionamiento, ha hecho que el tráfico se haya visto incrementado en las vías alternativas como es el caso de la N-230, donde el aumento de la circulación se está dejando notar en los municipios ribagorzanos de este eje como Sopeira, Arén, Viacamp, Tolva o Benabarre. La citada vía soporta, habitualmente, tráfico intenso, especialmente, de vehículos pesados y cuenta con varios puntos conflictivos, entre ellos, la intersección con la N-123, a la altura de Benabarre, donde se espera poder actuar para convertirla en tramo de tráfico pacificado.

Alfredo Sancho, alcalde de Benabarre

Ser considerado tramo de tráfico pacificado supondría que no se pudiera efectuar la maniobra de adelantamiento, con lo cual, decía Sancho, esa prohibición ya obligará a circular más despacio, y, un carril central desde el que poder hacer las incorporaciones al área de servicio o a la N-123.

Alfredo Sancho, alcalde de Benabarre

Es una solución parcial a la espera de un proyecto que permita mejorar la seguridad y reducir la siniestralidad de esta carretera. Se van dando soluciones, concluía el edil, a los puntos más complicados.