vuelta al cole

La Junta de Personal Docente, en el inicio de curso, denuncia diferencias entre la educación rural y la urbana

Junta de Personal Docente no Universitario en Tardienta
Junta de Personal Docente no Universitario en el CRA Violada Monegros de Tardienta


La Junta de Personal Docente de la provincia estuvo en el inicio del curso escolar, este lunes, en el CRA Violada Monegros de Tardienta, con la intención de dar apoyo a los centros rurales, por el papel importante que juegan en la provincia y la necesidad de ser reconocidos y dotados en las mismas condiciones que los centros de la capital y de las localidades más importantes de la provincia. Desde la Junta indican que el curso se inició en toda la provincia sin incidencias significativas y, en cuanto al número de docentes, aunque las plazas se han cubierto en su totalidad, recogían alguna queja por cupos demasiado ajustados.

Los representantes del profesorado destacaban en su balance que sigue existiendo malestar por la falta de dotación de material, un punto en el que se manifiesta la brecha entre la escuela rural y la urbana, haciendo que el alumnado de la rural no tenga las mismas posibilidades que quienes estudian en la ciudad.

Aseguran que, en la actualidad, gran parte de los colegios de la escuela rural no cuentan con pizarras digitales; además, los equipos informáticos y el acceso a internet es muy precario, por lo que muchos contenidos del currículo no pueden llevarse a cabo tal y como se establece, de ahí que sea muy complicado evaluar competencias como la digital cuando no se cuenta con los recursos necesarios.

También destacan el poco material que hay para desarrollar áreas como Educación Física, para lo que se cuenta con el buen hacer de docentes y de familias, que ponen todo de su parte para que se pueda desarrollar el área con normalidad.

Todo esto les lleva a asegurar que no se están dando igualdad de oportunidades a los niños y niñas aragoneses.

Y en cuanto a la escolarización, varios centros de la provincia han mostrado su insatisfacción por la configuración resultante de los grupos, por la pérdida de alumnado en favor de centros concertados y por la pérdida de recursos que este hecho ha provocado.

Y en cuanto a incidencias, destacan falta de materiales y equipos informáticos en algunos centros, atraso de pagos, falta o reducción de personal de apoyo, excesivo perfilamiento de plazas bilingües, falta de previsión en el transporte, extensa burocracia en el mes de septiembre y falta de tiempo para la misma, y tardía incorporación a los centros de los profesores de Enseñanzas de Régimen Especial, lo que dificulta a los equipos directivos la realización de los horarios hasta última hora.

Comentarios