educación

La Junta de Personal docente reprocha a Educación falta de previsión en el inicio del curso escolar

Los centros escolares están preocupados por la falta de recursos, que repercute en la seguridad y la calidad educativa

Inicio curso Barbastro
Los alumnos de tres años en su primer día de clase.


La Junta de Personal docente no universitario ha realizado balance del inicio del curso escolar, marcado en su opinión por la falta de previsión y de organización por parte del departamento de Educación a la que se está viendo sometida toda la comunidad educativa, junto con una deficiente inversión económica. Consideran que se está poniendo en riesgo la salud del colectivo y de la ciudadanía, así como la calidad de la educación. Exigen a la Administración respuestas urgentes para dar solución a todas las situaciones que están surgiendo y que los equipos directivos asumen con un sobreesfuerzo y responsabilidad que excede a sus funciones. Al mismo tiempo, insisten en la necesidad de defender los servicios públicos y aumentar la inversión en educación pública. Creen que la pandemia ha dejado al descubierto las debilidades del sistema educativo: cupos insuficientes, ratios elevadas, falta de espacio y una gran carga lectiva del profesorado.

La Junta ha recopilado los problemas más destacables. Hablan de falta en la dotación de material de protección y entrega tardía del mismo en los centros, un material que en muchos casos no va a cubrir las necesidades del profesorado más allá de dos o tres semanas de trabajo. También reprochan la falta de previsión en la contratación de personal. Las bajas no se están cubriendo con la agilidad necesaria y todavía falta personan en los centros, lo que dificulta en gran medida la labor docente.

El servicio de comedor es otro de los problemas que denuncian los centros. Consideran que falta personal de servicio de comedor, ya que desde las empresas contratadas para dar este servicio no se han modificado ratios por monitor y no se pueden mantener los grupos estables de convivencia. También consideran que faltan auxiliares de educación especial. Denuncian que es difícil gestionar en bastantes colegios las ratios en los recreos y lugares comunes, y en áreas como Educación Física faltan protocolos. Llegado el caso, les preocupa a los docentes que la prioridad en seguridad sanitaria limite la labor pedagógica, didáctica y docente.

Ponen de manifiesto la falta de información hacia toda la comunidad educativa y aseguran que el correo que facilitó la administración educativa no responde, por lo que hay un sentimiento generalizado de soledad y desamparo. Finalmente, preocupa también la responsabilidad que se ha depositado en los responsables COVID de los centros sin ningún tipo de formación propia.