RECRECIMIENTO DE YESA

La Ministra confía en la seguridad de Yesa y apuesta por el diálogo social

Teresa Ribera en la comparecencia de este miércoles en el Congreso. Foto de Efe
Teresa Ribera en la comparecencia de este miércoles en el Congreso. Foto de Heraldo

La primera comparecencia de la nueva Ministra de Transición Ecológica ponía sobre la mesa el conflicto asociado al recrecimiento de Yesa. El diputado de Unidos-Podemos Pedro Arrojo, realizaba una interpelación “relativa a los problemas geotécnicos y de seguridad en el recrecimiento de la presa de Yesa y las perspectivas de transparencia y diálogo social”. Arrojo le pedía la paralización de las obras hasta que haya un informe técnico independiente. La ministra por su parte mostraba su confianza en los informes que ya existen y que consideran el recrecimiento seguro. Al mismo tiempo mostraba su “comprensión” a las manifestaciones contrarias al recrecimiento y se comprometía a abrir un diálogo con instituciones y entidades sociales.

Teresa Ribera explicaba en el Congreso de los Diputados que “los informes emitidos por la dirección técnica señalaban que la finalización de las obras de recrecimiento contribuirá a la estabilización de la ladera. Hoy la Dirección General del Agua considera que la obra de recrecimiento de Yesa cuenta con garantías legales y técnicas en cuanto a seguridad, e incide en la existencia de un control exhaustivo y continuo por parte del ministerio a través de la confederación y de la Dirección General del Agua (…) Por tanto, lo que dice la Dirección General del Agua es que la realización de todas esas actuaciones y los informes disponibles desde junio de 2014 permiten afirmar que la obra es suficientemente estable y segura.” A renglón seguido añade que “ Sin embargo, yo creo que este planteamiento técnico hecho desde la información solvente -entiendo- de los técnicos de la Dirección General del Agua no elimina algunas de las preocupaciones claves que usted ha indicado. Comprendo las reacciones ante las consecuencias personales que todo esto supone para las familias afectadas y comprendo también las manifestaciones de los Ayuntamientos de Yesa o Sangüesa o los pronunciamientos del Parlamento de Navarra y el resto de los ayuntamientos implicados.”

A modo de conclusión contestaba a Pedro Arrojo que “sí al diálogo institucional. Sí a la participación social en las decisiones de gestión. Sí a reforzar el criterio técnico, incluido el de expertos de plena solvencia y conocimiento y confianza por parte de la población local. Sí a la transparencia y sí a entender, si es necesario, hasta dónde, cómo o cuál es la mejor manera de reforzar esta cuestión de seguridad de las presas, y la incorporación de factores de riesgo de deslizamiento a través del procedimiento que consideremos que se estime necesario tras la puesta en marcha de los trabajos e informes que a tal efecto se necesiten.”

Comentarios