ECONOMÍA 

La Oficina de Turismo de Aínsa registra más de 27.000 consultas en 2020

Hasta la declaración del Estado de Alarma se había registrado un 22% más de consultas que en 2019

Amanecer en Aínsa.
Amanecer en Aínsa.

La pandemia de la covid-19 ha afectado de manera importante en el número de consultas que ha registrado la Oficina de Turismo de Aínsa en 2020. Así lo refleja el balance anual,  entre cuyos datos destacan la buena previsión  hasta el 13 de marzo, con un 22,34% más de visitas en comparación con 2019, y un verano intenso que logró compensar en cierta medida la complicada temporada. 

El número total de consultas en la Oficina Municipal de Turismo ha sido de 27.563, una cifra notablemente inferior a la de 2019, cuando se superaban las 52.400, de las que el 86,46% han sido nacionales y poco más del 13% internacionales.

Tras el cierre derivado del Estado de Alarma la oficina retomó su actividad a partir del 11 de mayo, siendo la primera aragonesa en abrir sus puertas al público. Sin embargo no fue hasta el mes de julio, y durante todo el verano y el Puente del Pilar, cuando se notó realmente la llegada de visitantes a la localidad sobrarbense.

Procedencia y duración de las estancias

En cuanto a la procedencia, lidera el ranking Cataluña rozando el 30%, quedándose Aragón en la segunda plaza con un 15,17%. Destacan también los turistas que han llegado de la Comunidad Valenciana (9,53%), País Vasco (8,09%) y Madrid (7,88%). En el capítulo internacional destaca el turismo procedente de Francia.

La mayor parte de las personas que han visitado el municipio de Aínsa se han alojado entre 4 y 7 días (el 36,22%). Han optado por quedarse una media de 2-3 días el 34,36%; solo un día cerca del 21%, y más de una semana alrededor del 7%. Los turistas han demandado información de Aínsa,  Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, senderismo, pueblos con encanto, naturaleza y zonas de baño, así como el deporte de la BTT.

Pequevisitas

El Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe apostó en 2020 por una nueva propuesta para potenciar el turismo familiar: las Pequevisitas. El programa, que pretende que los más pequeños se acerquen a la historia de la Villa Medieval resolviendo enigmas planteados en un cuaderno de ruta ilustrado, comenzó el 13 de junio y logró vender casi 300 folletos. El impreso está disponible en la Oficina de Turismo Municipal a un precio de 2,50 euros, lugar al que hay que acudir a recoger la recompensa una vez resuelto el misterio.

Visitas guiadas con nuevo itinerario

Las visitas guiadas continuaron por el casco antiguo de Aínsa, aunque con algunos cambios necesarios debidos a la pandemia. De este modo la actividad, de una hora y media de duración, se realizó hasta el mes de octubre en el exterior y con aforo limitado. 600 personas pudieron disfrutarlas adquiriendo la entrada en la Oficina de Turismo, contactando directamente con el guía y reservando por email y por teléfono.