TURISMO

La Oficina de turismo de Jaca, con 25.085 visitas, se acercó este verano a los mejores datos de su historia

Los buenos datos se han dado a pesar de la disminución de extranjeros y de la reducción de aforos en la oficina

Jaca turismo terrazas verano
Calle Mayor de Jaca el pasado mes de agosto

Más de 25.000 personas pasaron por la Oficina de turismo de Jaca en julio y agosto, casi duplican los datos del año pasado y suponen un incremento de 1.785 consultas respecto a 2019, último verano sin pandemia. El balance que hacen desde la oficina de turismo es muy satisfactorio, teniendo en cuenta, destaca su directora, María José Jarne, que los visitantes extranjeros se han reducido al 10% del total y no el 20% como solía ser en veranos pasados. También destaca que la normativa covid restringe el número de personas que pueden acceder a la oficina y alargó los tiempos de espera, lo que añade valor a los números registrados.

María José Jarne compara los números de este verano con el techo alcanzado en el verano de 2018, cuando registraron 26.353 consultas, 1.268 más que esta temporada. Destaca que el gasto por turista se ha incrementado. En la oficina no recogen esos datos, pero explica que “este verano nadie preguntaba por precios y los hoteles han estado llenos”. “El Pirineo ha sido un boom”, comenta, y “la pandemia nos ha abierto los ojos a descubrir el Pirineo”.

Como cada verano, el mes de agosto se llevó la palma en afluencia turística. Hubo 15.160 visitantes contabilizados en agosto y 9.925 en julio. Septiembre también ha comenzado con una “buena afluencia” a la oficina, y es que la tendencia de los últimos años es que “si el tiempo respeta, septiembre también es un mes muy bueno para el turismo”.