orbea monegros btt

La Orbea Monegros BTT, algo más que una prueba deportiva

Se celebra este sábado, con salida y meta en Sariñena, y una participación de 8.000 bikers

Este sábado es el gran día. Es el día en el que la Orbea Monegros BTT, la prueba mundial más importante en su categoría, cumplirá su mayoría de edad. Para muchos de los participantes será un día de reencuentro con un territorio muy especial. Para otros, de superación personal e incluso de promesa. Este sábado será un día muy especial para todos, para “los de casa” y para los miles de deportistas y visitantes que se darán cita en Sariñena, en Los Monegros, en torno a un gran acontecimiento deportivo.

Cuando a las doce del mediodía se de la voz de salida a esta hermosa, atractiva y exigente prueba deportiva, saldrán con los participantes muchas horas de trabajo, de puestas en común, de desvelos, de preparativos llevados a cabo por la organización y por el cerca de millar de voluntarios que colaboran en ella para hacer de la Orbea Monegros BTT una nueva edición “atractiva, segura y de calidad”.

Una Orbea Monegros BTT que a lo largo de sus dieciocho años de vida ha aportado su grano de arena, su gran grano de arena, para hacer de la comarca monegrina un lugar de destino y de escritura en miles de agendas. Y cómo no, de aliciente económico. Según la organización, la prueba tiene un retorno en el territorio de un millón de euros de los 500.000 en los que está presupuestada. El acontecimiento deportivo, con el paso del tiempo, ha dejado de ser un día especial marcado en el calendario monegrino para convertirse en un goteo de días a lo largo del año. La prueba, gracias al antes y al después de su celebración, según los indicadores, se ha ido “desestacionalizando”. En los últimos años, es frecuente ver a participantes que a lo largo del año realizan de nuevo el recorrido o muestran su “proeza”, a los mandos de un volante, a familiares y amigos.

Desde el día siguiente en el que la organización sortea las ocho mil plazas para poder participar en la Orbea Monegros BTT, es imposible encontrar una plaza hotelera en Los Monegros o una casa de turismo rural. Los participantes se ven obligados a buscar alojamiento en un radio de 80 kilómetros; Zaragoza, Huesca, Barbastro, Monzón o Fraga son algunas de las localidades “auxilio”. En el Hotel Sariñena, único en la villa sariñenense, duplican el número de camas en este fin de semana, de 32 a 66, ya que además de alojar a la organización, cuentan con la fidelidad de clientes que repiten año tras año, según comenta Juan José Escanero, gerente del establecimiento hotelero.

La misma historia se repite en el Hostal Restaurante “El Español” de Bujaraloz. Su gerente, Marcos Baquer, indica que si algo ha aprendido el sector hostelero de la Orbea Monegros BTT, es “saber atender y dar servicio a los aficionados a la bicicleta; sus costumbres, su alimentación y necesidades”.

Es incalculable el número de impactos mediáticos que con la palabra Monegros y de la mano de “la Orbea”, como popularmente se conoce esta prueba, saldrán desde este territorio a todo el planeta. Y con ellos, imágenes de un bello y peculiar territorio preparado no solo para recibir y acoger a una excepcional prueba deportiva, sino también a todos aquellos a los que les mueva la curiosidad por conocer paisajes y parajes de singular, atípica e inesperada belleza.

Comentarios