ganadería

La Plataforma de la Ganadería Extensiva de Aragón exige la paralización de la decisión que considera el lobo especie no cinegética

Ovejas muertas tras el ataque de un lobo
Oveja muerta tras el ataque de un lobo


La decisión de considerar el lobo como especie no cinegética ha causado un profundo malestar en el sector ganadero aragonés sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de los votos favorables a la inclusión se hicieron desde territorios donde no se da la presencia de este predador. En el caso de Aragón sí que se vienen sufriendo ataques de lobo, sin que por el momento se hayan dado soluciones a los ganaderos afectados.

Las implicaciones de este cambio de estatus de la especie son enormes, pues impedirán un manejo dirigido al control de ejemplares que evitaría una indebida proliferación, con el fin de minimizar los daños a la cabaña ganadera. Así mismo, el objetivo perseguido de aumentar el número de individuos de este cánido, para asegurar la biodiversidad del medio, se ha realizado sin un diagnóstico previo en cada zona y sin tener en cuenta las consecuencias desastrosas que tendrían sobre el ganado y su manejo.

La plataforma considera que la situación actual en la que se encuentra la ganadería extensiva es muy preocupante y junto con el progresivo despoblamiento en estas zonas, y además con esta nueva medida se está poniendo en riesgo la supervivencia del medio rural. Creen que estas acciones dirigidas supuestamente a la conservación del lobo, van en detrimento de la conservación de la actividad ganadera que realiza una función ambiental, social y económica, que también debe ser protegida y que ha sido olvidada en la elaboración de esta decisión.

Así mismo, les preocupa que la prohibición de la caza como herramienta de gestión del lobo, haya sido adoptada sin usar fórmulas de participación colectiva de todos los agentes sociales implicados en las tareas de conservación y gestión, provocando que las fuentes de conflicto entre el lobo y la población rural aumenten. Añaden que les parece una irresponsabilidad la forma de proceder del citado departamento desde el primer momento que en Aragón se sufrieron los ataques de lobo en Monegros y Ribagorza, y una falta de respeto hacia un sector envuelto en una grave crisis de precios desde hace muchos años.

Solicitan, pues, la paralización inmediata de esta decisión y su inminente publicación en el Boletín Oficial del Estado hasta que no haya habido un dialogo y consenso con el sector agrario, con la finalidad de realizar una evaluación real de las consecuencias económicas, sociales y medio ambientales que esta medida ocasionara para el sector agrario y el medio rural.