hidrología

La presidenta de la CHE destaca la importancia que para los regadíos va a tener el embalse de Almudévar

La Confederación sigue defendiendo las obras de ampliación de Yesa

María Dolores Pascual, presidenta de la CHE
María Dolores Pascual, presidenta de la CHE


La nueva presidenta de la CHE, Dolores Pascual apuesta por una nueva gobernanza del agua. Lo ha dicho en la primera entrevista desde que asumió el cargo el pasado mes de agosto. Entre lo más destacado, el compromiso del Ministerio con el embalse de Yesa y la presa de Almúdevar como alternativa a Biscarrués.

Judicializado desde hace meses, Dolores Pascual deja el asunto en manos del Ministerio. Recuerda que en su día se decidió que fuera la sociedad pública ACUAES quien ejecutara esa obra, y son ellos quienes deben decidir qué plantearse de acuerdo con las nuevas realidades.

Y mientras, la presidenta de la Confederación abre la puerta a Almudevar que ya está en marcha. Una obra en ejecución, que se plantea fuera del cauce, y que está destinada a consolidar los regadíos de Riegos del Alto Aragón, un elemento fundamental, integrador y de desarrollo económico, tanto de la provincia de Huesca como de algunas zonas de la provincia de Zaragoza, y por ello, la Confederación Hidrográfica del Ebro está centrada en ese sentido.

Otra obra pendiente es Yesa, con largo historial de conflictividad social que se encuentra en su fase final aunque reconoce que todavía quedan muchas actuaciones por desarrollar. Recuerda que esta presa ha tenido una larga vida y en la que el Estado tiene importantes compromisos económicos, por lo que su construcción debe seguir adelante.

En cualquier caso, más allá de las infraestructuras pendientes, el objetivo pasa fundamentalmente por un cambio de mentalidad. En su opinión, el objetivo fundamental es pasar del sistema que se ha planteado, como es la mejora la mejora de la oferta para cubrir las demandas, a otro que busca fundamentalmente mejorar la calidad y cantidad del recurso y de las masas de agua. Dolores Pascual cree que las infraestructuras pueden ser una pieza más en el puzzle, pero los organismos de cuenca tienen un verdadero potencial, y es hacia esa nueva filosofía a donde deben caminar.

Comentarios