AFECCIONES

La provincia suma ya 2,5 millones de euros en daños para solicitar la zona ‘catastrófica’

La DPH recuenta los datos de afecciones en el territorio por las lluvias de los últimos meses con muchas carreteras y bienes municipales dañados

Desprendimiento en el acceso a Panillo
Desprendimiento en el acceso a Panillo

Superan ya los dos millones y medio de euros. Lejos de terminar el recuento, los técnicos de carreteras y obras de la Diputación Provincial de Huesca (DPH) siguen con las alertas activadas porque en los próximos días todavía pueden producirse nuevos daños con la previsión de borrascas que descarguen fuertes precipitaciones en el territorio. Sin ir más lejos, esta misma semana un nuevo desprendimiento causaba el corte al tráfico de la vía entre Ésera e Isábena y se interrumpía el servicio de tren entre Ayerbe y Sabiñánigo. Caminos, plazas rurales, explotaciones agrícolas y muchas carreteras que demuestran, a juicio de Joaquín Monesma, Diputado responsable de Obras en la DPH, que la provincia está "patas arriba" y que hacen falta "inversiones de manera urgente".

Desprendimiento roca
Desprendimiento de una roca de grandes dimensiones descubierto por un grupo de ciclistas este domingo en el camino entre el Flumen y San Julián de Banzo

Joaquín Monesma, responsable Obras DPH
MONESMA 1 CATAS 02

Estas inversiones suponen grandes cantidades económicas que la institución provincial y los ayuntamientos no pueden afrontar, por lo que confían en que la solicitud de la declaración como Zona Gravemente Afectada por una Emergencia de protección Civil, la antigua figura de zona catastrófica, prospere para obtener los fondos económicos necesarios para la reparación de los daños en los distintos términos municipales del Alto Aragón.

MONESMA 2 CATAS 02

Los fondos económicos provendrían del Ministerio de Medio Ambiente, a través del fondo de contigencia, para destinarse al acondicionamiento de las áreas afectadas por inundaciones y corrimientos de tierra. Cabe recordar que los desprendimientos de rocas en vías de titularidad municipal y autonómicas han sido continuos en los últimos meses.

Algunos de los últimos ejemplos de caídas de rocas se producían en el eje Ésera- Isábena esta misma semana, y anteriormente en la carretera de acceso al valle de Pineta en Bielsa, en los accesos a Panillo o a Acumuer y en la A-139, entre otras carreteras.

Las granizadas, por otro lado, dañaban especialmente la zona de los Monegros con numerosas explotaciones agrícolas afectadas. Son tan solo algunos de los ejemplos en el Alto Aragón, porque también hay consecuencias en plazas y calles públicas y en caminos rurales.

Todo ello llevó a la Diputación Provincial de Huesca a aprobar por unanimidad a comienzos de este mes la solicitud de la declaración como Zona Afectada Gravemente por una Emergencia de Protección Civil.

Los desprendimientos de rocas se han sucedido continuamente en las carreteras de la provincia; el más aparatoso y con mayor afección en el territorio fue el deslizamiento de tierra en Monrepós, que obligó a cortar al tráfico durante una semana la N-330, la principal vía de acceso al Pirineo, de titularidad estatal.

Comentarios