economía

La subida del SMI y los ERTE, principal preocupación de los empresarios oscenses

Creen que la salida del túnel actual puede ser a un mal camino o a una autovía, dependiendo de lo que se haga

Reunión del Comité Ejecutivo de CEOE Aragón
Última reunión, esta semana, del Comité Ejecutivo de CEOE Aragón, del que José Fernando Luna, presidente de CEOS-Cepyme Huesca, es vicepresidente


Los empresarios de CEOE Aragón han mostrado esta semana su preocupación, entre otras cuestiones, por el impacto que pueda tener en la recuperación económica la actual situación de escasez de componentes y encarecimiento de materias primas. A ello se suma, según el responsable de la patronal oscense, CEOS-Cepyme Huesca, José Fernando Luna, la aprobada subida del Salario Mínimo Interprofesional, que no deja de ser otro lastre para los empresarios.

En su opinión, se trata de una imposición, ya que no se ha contado para ello con el diálogo social, algo que lamenta porque el automatismo anunciado de los incrementos en su opinión se convierte en autoritarismo. Luna estima que el 6 o 7% de los sueldos aragoneses se pueden ver beneficiados por subidas en estos momentos, pero si siguen esas subidas "automatizadas", podrá llegarse en poco tiempo al 30% de los salarios de Aragón, algo que consideran inasumible. De hecho, el presidente de CEOS habla de sueldos "intervenidos por el Gobierno, sin acuerdo del diálogo social". 

Y también hay preocupación con el tema de los ERTE. Esta semana el Gobierno central, empresarios y sindicatos llegaron a un acuerdo para prorrogarlos hasta el 28 de febrero, pero hay condiciones, ya que se bajarán las exoneraciones a las empresas que no pongan en marcha planes de formación. Según José Fernando Luna, no todo es tan fácil. Su renovación no es automática, hay que solicitarla, y están sujetos a formación de cursos para trabajadores, que habrá que definir.

El responsable de los empresarios reconoce que el último informe del Consejo Económico y Social de Aragón (CESA) es optimista y ve una luz al final del túnel. Pero Luna pide prudencia, porque en su opinión, "a la salida del túnel puede haber un camino malo o una autovía bien hecha"