salud pública

La zona oriental ve con preocupación el cierre de su comarca vecina ilerdense

El cierre  afecta a un buen número de personas de las comarcas de La Litera y Bajo Cinca que tienen su centro de trabajo en localidades catalanas

Control policial a cargo de los mossos d´esquadra
Control policial a cargo de los mossos d´esquadra / @mossos

Las localidades de la zona oriental de la provincia de Huesca, colindantes con la comarca leridana del Segrià, ven con preocupación la situación generada tras el confinamiento decretado por el gobierno catalán, incluida la restricción del movimiento tanto a la entrada como a la salida desde esta zona de la provincia de Lleida.

Restricciones de movilidad que comenzaban a las cuatro de la tarde de este sábado con controles montados por parte de los mossos. Un cierre que afecta a un buen número de personas, principalmente de las comarcas de La Litera y Bajo Cinca que tienen su centro de trabajo en localidades catalanas, aunque los desplazamientos por motivos laborales o sanitarios están permitidos.

Desde la provincia de Huesca ven normal que se haya tomado esta decisión por el aumento de casos de coronavirus, más cuando en días anteriores tres comarcas altoaragonesas tuvieran que pasar a la fase 2 de la desescalada por los mismos motivos.

Marco Ibarz, presidente de la Comarca del Bajo Cinca, considera que son momentos importantes en los que ambos territorios tienen que colaborar de manera importante.

Ibarz se muestra esperanzado por la evolución de la zona oriental de la provincia de Huesca, ya que tras los brotes la ciudadanía ha demostrado su responsabilidad y ha acatado sin problemas el cambio de fase, destaca que la situación está mejor con un descenso de los nuevos casos.

Comentarios