CARRETERAS

Las asociaciones de la zona interpelan a las Administraciones por el “Desastre de Monrepós”

Diversas asociaciones empresariales, sociales o turísticas de la Jacetania y el Alto Gállego han refrendado una carta dirigida a las Administraciones tras el cierre de la N-330 y la situación de la A-132. Promovida por Acomseja, se titula “Desastre de Monrepós: Carta abierta de varias asociaciones altoaragonesas a las Administraciones (ir)responsables”. Hablan del túnel de baja cota del que se habló para Monrepós o de los treinta años de inacción en la A-132. La situación actual les sirve para reivindicar con más fuerza los servicios sanitarios o la conexión ferroviaria por Canfranc.

CARTA ABIERTA:

A efectos prácticos, el Pirineo aragonés occidental se encuentra hoy precariamente comunicado con el resto del país.

Ahora comprobamos la situación de indefensión de los 25.000 habitantes de las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, sus empresas, sus transportes, urgencias médicas, accidentes... Además, en este momento los camiones con mercancías peligrosas están atravesando nuestras ciudades y pueblos.

También ha quedado entorpecida la comunicación de Aragón con Francia, teniendo en cuenta que Monrepós es la vía que canaliza el tráfico hacia Somport, que es, a su vez, el único paso a Francia por el Pirineo central con ciertas garantías, dado que los otros dos (Portalet y Bielsa) no son fiables en época invernal.

De producirse una situación excepcional, los tiempos de respuesta de los servicios sanitarios o de protección civil, por ejemplo, vulnerarían la lógica de una sociedad desarrollada. Dependemos de la profesionalidad y el buen hacer de las personas implicadas, obligadas a compensar con su esfuerzo la falta de previsión y las decisiones erróneas de las respectivas administraciones.
Si nos retrotraemos en el tiempo, desde que en los años noventa el Gobierno Central pusiera en marcha el actual trazado de Monrepós, muchas fueron las voces que alertaron sobre la inconveniencia de una comunicación a cielo abierto a casi 1.300 m. Esos pocos kilómetros hasta coronar el puerto son los que han generado la mayoría de problemas (incluido el desastre actual) y soportan una climatología muy adversa que en invierno los hace difícilmente transitables. De ello pueden dar fe las personas que cada día tienen que trasladarse de una vertiente a otra: “¿Cómo está Monrepós?”, “¿Pasaremos Monrepós?”.

Si todo este tramo se hubiese evitado con túneles a una cota inferior la inversión habría sido mayor a corto plazo, pero a la vista está que mucho más barata a largo plazo. Las personas que hoy rondan los 50 años no recuerdan un Monrepós sin obras. Corremos el riesgo, y no es una broma, de que se acabe la Sagrada Familia en Barcelona y aquí sigamos con pasos alternativos y parones injustificados.

Y la foto de hoy deja también desenfocado al Gobierno de Aragón, que hace años abandonó a su suerte a la A-132, que en el Pirineo conocemos como “Santa Bárbara” y que hoy es el único e ineficiente paso alternativo. El dicho de que nos acordamos de Santa Bárbara solo cuando truena viene pintiparado. Salvo la obra que se llevó a cabo hace treinta años y que reformó algunos de sus tramos, la carretera es la misma que existía en 1950, en especial en el tramo entre La Peña y Murillo. Solo pensar en un desprendimiento de grandes dimensiones que cortara ese eje varios días nos deja presos del pánico y más cerca de Pamplona y Pau que de nuestras capitales de referencia, donde pagamos nuestros impuestos.

Evidentemente, se están dando prisa en reabrir Monrepós. Pero no es suficiente, ya no. Hoy más que nunca, la reivindicación de superiores dotaciones en el Hospital de Jaca o la inversión en el servicio ferroviario entre Huesca y Canfranc cobran una vigencia palmaria. También la ejecución de variantes que saquen el tráfico pesado de la proximidad de lugares habitados. Imprescindible una actuación en la carretera de Santa Bárbara que no se limite a poner parches, sino que la convierta en una vía fluida y segura. E imprescindible también incrementar las inversiones en la carretera del puerto de Oroel (de Jaca al pantano de La Peña), 200 m. más bajo que Monrepós, puerta natural del Pirineo Central por el Gállego, que de estar en mejor estado hubiera podido dar un gran servicio en estos días y en el tramo Fiscal-Ainsa.

Esto esperamos los habitantes de esta periferia de nuestros políticos. Pónganse las pilas y no nos defrauden. Otra vez.


Asociaciones Firmantes:
ACOMSEJA : Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania
AEJ: Asociación de Empresarios de la Jacetania
AEPAG: Asociación de Empresarios Pirineos Alto Gállego
CCOO Sabiñánigo: Comisiones Obreras Sabiñánigo
UGT - Sabiñánigo
CIT: Centro de Iniciativa y Turismo
Asociación de Consumidores Dña. Sancha Jaca
Plataforma Ciudadana Pro-Hospital de Jaca
Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca
Sargantana

Comentarios