ferias

Las cerezas de Bolea le ganan la partida a la lluvia

La plaza Mayor de la villa acogía la Feria de la Cereza, donde se vendían unos 6.500 kilos

Feria de la Cereza de Bolea 2018
Después de la mala primavera, los productores han puesto mucha ilusión en la feria

La villa de Bolea congregaba este domingo, mañana y tarde, a miles de visitantes, que acudían a la Feria de la Cereza, que cumplía su XIX edición. En esta ocasión, el encargado de la inauguración era el presidente de la SD Huesca, Agustín Lasaosa, quien confirmaba que en sus viajes por España ha descubierto que la cereza de Bolea es realmente conocida. La mala climatología de la primavera llenaba de incertidumbre las semanas previas, pero llegada la fecha, se ha conseguido sacar a la venta miles de kilos, y el color rojo teñía la Plaza Mayor de Bolea.

La cereza depende de cómo se comporta la primavera. En esta ocasión ha sido complicada, con mucha lluvia y con temperaturas más bien frescas, lo que ha afectado a la calidad y a la maduración del fruto. Pero se ha trabajado bien para poder estar rodeados de cerezas en este día aunque, según Alfredo productor boleano, ha tenido que tirarse mucho y la que queda no era de la mejor calidad. Al final de la jornada, en todo caso, el cómputo de los productores llevaba a indicar que se habían vendido unos 6.500 kilos.

Y, en cuanto a la calidad, no está todo perdido porque hay que esperar a las nuevas cerezas. Cuando el resto de zonas productoras ya no tengan, la Sotonera, recuperará buen producto con sus variedades más tardías. Pedro Bergua, alcalde, no duda de que la fama de este fruto boleano sigue en primera línea.

El propio alcalde indicaba que por la mañana habían llegado a la villa 6.000 visitantes, y por la tarde, al menos 2.000 más, por lo que se mantiene el número de visitantes, alrededor de los 8.000 de otras ediciones.

La Feria de la Cereza de Bolea está organizada por la Asociación de Amas de Casa A Cerecera. Gloria Bailo es la presidenta, y se mostraba muy ilusionada con el reto que le pasa Bibí Sanvicente, quien ha presidido la asociación durante largos años.

Feria de la Cereza de Bolea 2018
Los puestos vendían cerezas, aunque menos de lo habitual


​Como todos los años, la plaza Mayor de Bolea se llenaba de puestos en los que vecinos de la villa vendían las diferentes variedades. Las expectativas eran vender miles de kilos a los miles de visitantes que acuden. Son 60 hectáreas en la localidad, con una producción artesanal que lo hace único. El balance, después de todas las dudas que había, con la mala primavera, ha sido mejor de lo que se esperaba. 

El programa A Vivir Huesca dirigido y presentado por Cristina Pérez, se ha encargado de trasladar todo lo que acontecía en esta localidad, que cada año se vuelca con su producto más famoso. Por la tarde, el grupo Emociones a la carta ponía el broche de oro musical a esta nueva edición de la Feria de la Cereza.

La XIX edición volvía a contar con el mercado artesanal y de productos de la zona como el aceite o las mermeladas de cereza. Además, durante toda la jornada, están abiertos para poder ser visitados el Museo Etnológico Santas y la Colegiata de Bolea. 

Comentarios