Las Cortes rechazan la introducción del oso en Pirineo y piden la paralización del Plan francés

El texto, impulsado por el PAR, ha contado con el respaldo del PP y el PSOE, y las abstenciones de Podemos, Ciudadanos y Grupo Mixto (IU-CHA)

osos en el valle del aspe
Imagen de archivo de un oso en el valle del Aspe

El Pleno de las Cortes de Aragón ha mostrado su rechazo a la reintroducción de osos que viene llevando a cabo Francia desde hace años y ha impulsado al Gobierno de Aragón para que se dirija al Ejecutivo español con el objeto de que solicite a su homólogo francés que paralice de forma inmediata el Plan Ours, además de que, a partir de ahora, consensue con los territorios fronterizos afectados cualquier decisión que adopte en relación con esta materia.

Lucía Guillén, diputada del PAR, ha sido la impulsora de esta proposición no de ley que aspira a que el Gobierno de Francia paralice el Plan Ours con el que el país vecino pretende incrementar hasta 2028 la cifra de osos en el Pirineo hasta los 50 ejemplares.

En el debate han participado Miguel Ángel Navarro (PP), Herminio Sancho (PSOE), Marta de Santos (Podemos), Ramiro Domínguez (Ciudadanos) y Patricia Luquin (IU/Grupo Mixto). El representante del PSOE ha propuesto una enmienda in voce para introducir en la proposición la petición de que el Gobierno francés tenga que llegar a un acuerdo con los territorios fronterizos afectados por la suelta de osos antes de adoptar cualquier decisión, una modificación con la que el PAR ha sumado a su propuesta los votos favorables de PSOE y PP, además de la abstención del resto de grupos, que sí hubiesen apoyado expresamente una enmienda presentada por Ciudadanos para que el Ejecutivo aragonés instara al Gobierno español a la firma de un convenio para paliar económicamente los daños producidos por la introducción del oso en el Pirineo.

El texto definitivo ha quedado de la siguiente manera:
“Las Cortes de Aragón se oponen rotundamente a la reintroducción de osos que está llevando a cabo el Gobierno Francés en el Pirineo, e instan al Gobierno de Aragón a que se dirija al Gobierno Central a fin de solicitar al Gobierno Francés por un lado, que cualquier decisión que adopte Francia en esta materia sea consensuada con los territorios fronterizos y, por otro, la paralización inmediata del «Plan Ours» de reintroducción de osos mientras no se garantice que la ganadería extensiva aragonesa no se va a ver afectada”.

Hay 43 osos registrados en el Pirineo
El Gobierno francés lleva más de veinte años desarrollando un programa de reintroducción de osos en el Pirineo Francés cofinanciado con la Unión Europea. En el marco de ese programa se han reintroducido por el momento 11 osos procedentes de Eslovenia y en la actualidad los pirineos cuentan, según datos de 2017, con 43 animales de esta especie.
Recientemente, Francia ha aprobado el «Plan Ours» en el que fijan un objetivo de aumento de la población de osos de la actualidad a 2028 hasta los 50 ejemplares a través de nuevas reintroducciones y de la sustitución sistemática de los animales matados por personas. En consonancia con ese nuevo Plan aprobado recientemente se ha llevado a cabo la introducción de dos nuevas hembras en la población de los pirineos atlánticos donde solo quedaban dos machos.

Todo esto está generando mucha controversia en el ámbito ganadero en el país vecino. Ejemplo de ello son las continuas manifestaciones en diferentes localidades en las que participan entes como la Confédération Paysanne, representantes municipales, ganaderos y agricultores.
El número de ataques por parte de estos animales al ganado se ha mantenido más o menos estable a lo largo del tiempo de manera que en 2006 se registraron ciento cincuenta ataques y en 2017 doscientos.

El principal problema de la reintroducción de animales de esta especie en Francia reside en que los osos cruzan la frontera de manera constante y continuada aumentando el riesgo que padecen los ganaderos aragoneses de sufrir ataques en sus rebaños. A día de hoy ya se han constatado ataques de osos en la vertiente española de los Pirineos creando incertidumbre, miedo y preocupación en los ganaderos de extensivo, un sector que ya de por sí se encuentra en una situación muy frágil.

Comentarios