nieve

Las estaciones de esquí piden un plan de ayudas directas al Gobierno de España

Aluden a otros países como Francia e Italia, con planes específicos para los centros de esquí

Anayet en Aramón Formigal
Anayet en Aramón Formigal

Las empresas de la nieve aragonesa se suman a la solicitud que desde Atudem (Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña) se ha realizado al Gobierno de España para que se apruebe un plan de ayudas directo para el sector de la nieve similar al de otros países europeos. El grupo Aramón (Cerler, Formigal-Panticosa, Javalambre y Valdelinares), Astún y Candanchú apoyan esta acción, a la que se han sumado todas las estaciones españolas.

Los centros de esquí han vivido un difícil invierno debido a la COVID y la imposibilidad de la llegada de esquiadores por los confinamientos regionales, provinciales e incluso municipales impuestos por estrictas razones sanitarias. Las pérdidas sufridas “han sido millonarias”, explican, en unas empresas con una alta relevancia económica en los territorios de montaña, zonas en las que la despoblación es uno de los rasgos más característicos y que necesitan de un motor económico como el turismo de la nieve para tratar de garantizar la viabilidad económica y creación de empleo en sus valles. El turismo representa el 15% del PIB de la provincia de Huesca, teniendo un peso muy superior en el PIB de los valles donde se ubican las estaciones de esquí.

Comparación con otros países
En su solicitud ponen como ejemplo planes de ayudas específicos puestos en marcha en otros países como Francia, Italia o, incluso, Austria. Francia ha aprobado un plan con 700 millones de euros para el sector, con un “Plan Montagne” que dejará, al otro lado del Pirineo, 50 millones en sus centros. En Italia los cálculos de un plan de ayudas para el sector suman 800 millones, de los que 430 van directos a los centros de esquí.