ermita de iguácel

Las obras de reparación de la ermita de Iguácel comenzarán “de forma inminente”

El director general de cultura del Gobierno de Aragón habla de dos meses de trabajos para reparar la techumbre de esta joya del románico aragonés

Pinturas murales góticas Iguácel.
Estado de conservación en el que se encuentran las pinturas murales góticas de la iglesia de Santa María de Iguácel. Foto de www.romanicoaragones.com

Hace demasiado tiempo que la ermita de Santa María de Iguácel esperaba las obras necesarias que protejan tanto el edificio como las impresionantes pinturas murales que atesora. La Dirección General de Patrimonio ha consignaba recientemente una partida de 48.000 euros para “reparación e impermeabilización de la cubierta de la ermita” y este martes el director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Ignacio Escuín, visitaba la ermita y anunciaba el comienzo “inminente” de las obras.

La ermita de Santa María de Iguácel es una joya del románico construida en el, ahora, valle deshabitado de la Garcipollera (cerca de Castiello de Jaca). En 1990 fue declarada Bien de Interés Cultural.

Se trata de la primera de las tres fases del proyecto de rehabilitación, realizado por Antonio García Diz y presupuestado en 134.000. La reparación de la cubierta sería la primera de las tres fases del proyecto, que también incluye la importante labor de consolidar las pinturas góticas de su ábside.

Según explicaba a Radio Jaca Juan Carlos Moreno, presidente de la Asociación Sancho Ramírez, son unas obras muy necesarias ya que la iglesia sufre problemas de humedades y filtraciones que afectan a los muros y a las pinturas. Desde los años 70 y 80, cuando la propia asociación acometió obras, sólo se habían realizado intervenciones de pequeño calado. Hace unos años, explica Moreno, se hizo una labor de “parcheo” en la techumbre y las pinturas recibieron un tratamiento de conservación, pero estas actuaciones no son suficientes para asegurar su supervivencia.

Ahora el Gobierno de Aragón invertirá 48.000 euros para evitar las “humedades, filtraciones y rotura de losas”, una intervención “de urgencia” para “evitar daños irreversibles en las pinturas góticas”, explican desde el departamento de Patrimonio.

El templo fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Monumento, en 1990, ya que se trata de una de las primeras iglesias de Aragón en presentar cabecera semicircular, característica que se extendería más tarde por toda La Jacetania. El Museo Diocesano de Jaca alberga algunas piezas procedentes de esta ermita como la reja románica de forja y la Virgen titular, ambas del XII.

Las visitas guiadas se verán afectadas por las obras


Las visitas guiadas que ofrecen los voluntarios de la Asociación Sancho Ramírez cada verano se verán afectadas por las obras. Antes de conocer la fecha de obras el presidente se mostraba esperanzado en que no afectasen a los meses de julio y agosto por completo, ya que cada verano contabilizan 5000 visitantes a esta ermita a la que se accede tras una pequeña andada de unos 15 minutos. Finalmente la dirección general de Patrimonio ha querido apostar por los meses en los que hay menor probabilidad de lluvia y es que, explicaba Ignacio Escuín, si llueve no se podrá trabajar en una obra que busca eliminar las humedades.

Ignacio Escuín Ermita Iguácel
El director general de Cultura y Patrimonio, Ignacio Escuín, visitaba este martes la ermita.
Comentarios