pirineo

Las osas Claverina y Sorita cumplen un año en el Pirineo

Han observado comportamientos muy diferentes entre estos plantígrados. Claverina frecuenta el valle de Hecho y el del Roncal

Sorita oso
Fotograma de la suelta de Sorita en el Pirineo francés, el pasado 5 de octubre de 2018

Se cumple un año de la reintroducción, por parte del gobierno francés, de dos osos procedentes de Eslovenia. El 4 de octubre un helicóptero soltó al primer plantígrado, Claverina, y al día siguiente se hizo lo propio con Sorita, ambas en el entorno del pirineo bearnés. Desde la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre de Francia se controla a estas osas, que llevan un GPS instalado, y de forma puntual se informa de su estado y comportamientos, en el caso de Claverina más activo, de hecho los ataques en el Pirineo navarro y aragonés se achacan a ésta última, una hembra de unos siete años.

A Claverina le gusta el Pirineo aragonés
La presencia de osos en el Pirineo es una valor ecológico respaldado por la Unión Europea y por el que apostó el Gobierno francés al poner en marcha el "Plan de Acción del oso pardo 2018-2028", un documento que plasma la voluntad política del país galo durante los próximos diez años para preservar las especies en peligro de extinción. Pero tras estas primeras reintroducciones los ataques al ganado en el Pirineo Navarro y aragonés, cercanos a la zona de suelta, se han incrementado y con ello las protestas de ganaderos y los propios gobiernos regionales como el de Aragón. Esto provocó que el pasado mes de junio las autoridades galas anunciasen que paralizaban la reintroducción de más osos.

Pero los ataques han continuado, llegando a observarse huellas cercanas a núcleos habitados como el de Hecho o Aragüés del Puerto. Es un asunto que ha generado las protestas de ganaderos a ambos lados de la frontera y que sigue sin encontrar una solución para compatibilizar ambos objetivos, el de la apuesta por la biodiversidad y el de los intereses de los ganaderos pirenaicos.

Comentarios