turismo

"Las peores navidades que he visto como gerente de la Asociación Turística del Valle del Aragón"

Ángel Bandrés habla de muy poca afluencia y poco movimiento económico, y augura “daños irreversibles”

Calle Mayor de Jaca estas navidades
Calle Mayor de Jaca estas navidades

Los valles pirenaicos han vivido unas navidades nunca vistas. Los días festivos se notó un aumento de visitantes, principalmente familiares que viajaron a pasar las fechas más señaladas desde fuera de la Comunidad, pero se ha perdido el movimiento económico ligado al turismo de esquí. El gerente de la Asociación Turística del Valle del Aragón, Ángel Bandrés, habla de “las peores navidades” que ha conocido en sus dos décadas de trabajo en el ATVA.

El esfuerzo que está haciendo Astún ha servido para ofrecer algún atractivo, pero los confinamientos perimetrales “han paralizado todo”. Los hoteles de todo el valle están cerrados en su gran mayoría. “Algunos han estado abiertos parcialmente unos pocos días, pero sin buenos resultados”, explica. La hostelería tampoco ha tenido la climatología de su lado, y las medidas para contener el virus lo hacen difícil y “tampoco han tenido gran movimiento, al igual que en el comercio”.

Las previsiones, añade, tampoco son buenas para que se pueda abrir o reiniciar la temporada, por lo que augura daños irreversibles para el tejido económico de un valle eminentemente turístico. Que ha aumentado en un 79% el número de desempleados respecto a diciembre de 2019.