pirineo

Las primeras depuradoras del nuevo Plan Pirineos se pondrán en servicio a inicios de 2022

El consejero Olona destaca en su visita a Ansó el “buen ritmo” de obras y licitaciones que llegarán a 327 pueblos

Visita a las obras de la depuradora de Ansó este miércoles
Visita a las obras de la depuradora de Ansó este miércoles

El nuevo Plan Pirineos de depuración, dotado con 100 millones de euros, avanza a buen ritmo. Así lo destacaba este martes el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, que junto a la directora del Instituto Aragonés del Agua, Dolores Fornals, han visitado las obras de la depuradora de Ansó que se iniciaron en junio de 2020 y se espera concluyan en marzo del año que viene. Es la que está más avanzada, aunque la de Sallent de Gállego-Formigal y la de Benasque también llevan meses en ejecución. Ya se ha dado la orden de inicio de la obra de la depuradora de Torla y este jueves se hará lo propio con la planta de Canfranc- Estación, por lo que el comienzo es inmediato.

La depuradora de Ansó en la Comarca de la Jacetania es una de las 19 depuradoras del Pirineo que por su tamaño –más de 1.000 habitantes equivalentes-, el Gobierno de Aragón está ejecutando de manera directa después de que en 2018 decidiera rescindir los contratos concesionales y adecuar los proyectos a las necesidades de cada municipio.

El presupuesto que el Ejecutivo autonómico destinará a la ejecución directa en el Pirineo asciende a 74,26 millones de euros, que unidos a los 25,3 millones de las convocatorias de subvenciones destinadas a entidades locales hacen un total de 100 millones de euros.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona ha destacado “el desbloqueo del Plan Pirineos gracias al cambio de modelo de depuración impulsado por el Ejecutivo autonómico que ha permitido superar el ecuador de ejecución del renovado plan en la actualidad”. Puesto que ya son 53 los millones de euros comprometidos por el Gobierno de Aragón en la depuración del Pirineo, de los cuales 33,5 millones se destinan a inversión directa y 19,4 a las convocatorias de subvenciones a municipios.

El total de habitantes equivalentes a los que se dará servicio con el plan completado es de 112.000 hab/eq, mientras que la población censada es de 20.990 personas. Para el consejero "estos datos ponen de manifiesto la importancia turística del Pirineo para Aragón y con ello la obligación de dar respuesta a las necesidades de depuración en esta zona tan significativa". El total de núcleos poblacionales sobre los que se actuará asciende a 327.

La depuradora de Ansó dará servicio a esta población que en la temporada alta de verano ronda una carga contaminante de 1.900 habitantes equivalentes. Es un proyecto complejo por el elevado número de puntos de vertido del municipio. Toda la instalación irá alojada en un edificio para minimizar el impacto visual. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación es de 2,65 millones de euros. La tecnología a aplicar consiste en dos líneas de aireación prolongada con reactor del tipo anóxico/óxico para llevar a cabo la nitrificación y desnitrificación.

Próximas depuradoras: Hecho-Siresa y Panticosa
Se encuentran en proceso de licitación la aglomeración de Panticosa que, junto a éste núcleo, incluye los de Escarrilla, Tramacastilla, el Pueyo de Jaca y Sandiniés. El inicio de esta obra está previsto para 2022, al igual que la de la depuradora de Hecho- Siresa, cuya licitación también está en marcha ya que ha recibido fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR).
El resto de depuradoras que se ejecutarán de forma directa en los próximos años y que en este momento se están ultimando los proyectos son los núcleos de Astún, Candanchú, Canfranc pueblos, Castiello de Jaca, Villanua, Aínsa, Boltaña, Broto-Oto, Fiscal, Bielsa y Cerler.

Asimismo, por tercer año consecutivo, el Instituto Aragonés del Agua ha publicado en 2021 una convocatoria de subvenciones dirigida a entidades locales del ámbito pirenaico para impulsar actuaciones relativas a la mejora de la depuración de aguas residuales. A través de esta línea de subvenciones se han aprobado en los últimos tres años 77 actuaciones con los ayuntamientos y en este momento, prácticamente todos los núcleos de más de 70 habitantes censados han recibido subvención para construir dichas infraestructuras.

Las primeras depuradoras en ponerse en servicio a través de subvención serán las de la convocatoria de 2019, que estarán operativas a principios de 2023.