jacetania

Legado de Ascara, una nueva marca agroecológica con un proyecto “integral e integrador”

Boliches, miel de trashumancia, legumbres autóctonas, capones o pavo de la tierra son algunos de los productos que se distribuirán

Boliches Legado de Ascara
El boliche es uno de los primeros productos comercializados bajo la marca "Legado de Ascara

La asociación Atades en Zaragoza lleva varios años desarrollando un proyecto de inserción para personas con discapacidad en la localidad de Ascara, perteneciente a Jaca. En 2014 recibieron una herencia de 80 hectáreas de cultivo y algunas edificaciones y decidieron poner en marcha un proyecto de agricultura ecológica y recuperación de cultivos autóctonos con el que dar trabajo a personas con discapacidad. En estos momentos trabajan 5 personas, dos de ellas con necesidades especiales. Acaban de inaugurar su marca de comercialización, que han llamado “Legado de Ascara”. Ya venden boliches de la zona y miel, y en los próximos años quieren ampliar la oferta con garbanzos, lentejas, espárragos, capón ecológico y una especie de pavo de Huesca que ha estado a punto de desaparecer.

Se trata de un proyecto lento, explicaba Félix Arrizabalaga, su gerente, ya que deben ir recuperando semillas de productos autóctonos y están haciendo pruebas piloto para algunos de estos cultivos y especies.

La herencia de una familia de Ascara propició el nacimiento de este proyecto en la Jacetania. Consiste “en la recuperación de patrimonio cultural, territorial, demográfico y agroecológico mediante la inserción formativa y laboral de personas en riesgo de exclusión”. La presentación de su marca ha contado con la asistencia del presidente de ATADES, Jesús Soto, el equipo en La Jacetania de “Cielos de Ascara”, encabezado por su coordinador Lucas Marcén, el gerente de ATADES, Félix Arrizabalagay representantes de las entidades e instituciones, locales, comarcales, provinciales y autonómicas. El director general de producción agraria del Gobierno de Aragón, José María Salamero, mostraba una “grata sorpresa” al conocer “un proyecto integral e integrador, tanto social como medioambientalmente”, un proyecto “localizado que cumple las funciones que buscamos de reversión al territorio”.

Innovación, investigación y responsabilidad
“Cielos de Ascara” cuenta asimismo con un importante componente de innovación. Entre los “socios” que avalan el trabajo del equipo de “Cielos de Ascara” figuran el Centro de Innovación en Tecnologías Agroalimentarias de Aragón (CITA), la Fundación Alicia (Alimentación y Ciencia), dedicada a la investigación sobre alimentación saludable y criterios de calidad, el Consejo Aragonés de Agricultura Ecológica y otras entidades como ADECUARA. También colaboran en el proyecto el Instituto de Formación Agraria y la Plataforma “Rusticae”.

En lo relativo a la producción de alimentos de valor ecológico, el Obrador de Conservas ecológicas del Centro Especial de Empleo Gardeniers en Mercazaragoza se ocupa de la producción y canales de distribución. Parte de esos productos son los que se comercializan bajo la etiqueta “Legado de Ascara”.

Arraigado en el territorio
Cielos de Ascara trabaja en la recuperación de cultivos autóctonos en vías o peligro de extinción y en la agricultura y apicultura ecológicas, entre otras áreas de actuación, mediante la formación, contratación e integración de personas con dificultades de inserción sociolaboral, en colaboración con el Instituto Aragón de Empleo (Inaem), el Ayuntamiento de Jaca y las comarcas de Jacetania y Alto Gállego. Cielos de Ascara está plenamente arraigado en el territorio, trabaja con las personas que viven en él y de él devienen todos los resultados que ya está propiciando.

Cultivos, apicultura y proyectos de futuro
Con más de 200 hectáreas de cultivos y monte bajo y algunas edificaciones singulares, dedicadas a tareas agrícolas, en el núcleo rural, desde Cielos de Ascara se trabaja en la recuperación y cultivo de semillas de Boliches, legumbres autóctonas, algunas de ellas en extinción, encinas micronizadas para el cultivo de trufa, fruta de montaña, cereales y otros cultivos.

El proyecto ha avanzado ya una experiencia de apicultura ecológica, gracias a talleres ocupacionales respaldados por el Instituto Aragonés del Empleo del Gobierno de Aragón, con la formación y contratación de apicultores ya especializados en el denominado “Jambre de Abejetas”.
Con éste se ha realizado la “Trashumancia de las abejas”, entre Farlete, en los Monegros, Ansó, en el extremo norooccidental del Pirineo aragonés, y Ascara, donde se producen ya las primeras cosechas de miel ecológica que se comercializará bajo la marca cualitativa “Legado de Ascara”.

Cielos de Ascara
El proyecto Cielos de Ascara cuenta con un local en Jaca que, este jueves, conocían diferentes representantes locales, provinciales, comarcales y autonómicos
Comentarios