jaca

Los ciervos de la Ciudadela: “Un mensaje de paz en un recinto de guerra”

El Castillo ha celebrado el 45 aniversario de la llegada de los ciervos con colegios y familiares de los responsables de aquella iniciativa

Ciervos en el foso de la Ciudadela
Ciervos en el foso de la Ciudadela

Hace 45 años la idea de Fernando Luis Rodríguez de utilizar el foso de la Ciudadela para criar ciervos tuvo una gran acogida por parte de las instituciones implicadas. Tanto el General de la Ciudadela, José Arana Larrañaga, como el alcalde de Jaca, Armando Abadía y los responsables del Instituto de Conservación de la Naturaleza (ICONA) se pusieron manos a la obra y adaptaron los fosos de esta fortaleza para la llegada de tres ciervos. “No fue una ocurrencia, fue el punto de partida para un ambicioso proyecto medioambiental que finalmente no llegó a desarrollarse pero que ha llegado el momento de retomarlo”. Con estas palabras explicaba el actual coronel director de la Ciudadela, Francisco Rubio, lo que supuso aquella idea, “y hoy los ciervos son un emblema de la Ciudadela”, decía.

Ecociudadela, el proyecto con el que los ciervos ayudan a crear conciencia medioambiental
La cuenta pendiente que tenía el Consorcio de la Ciudadela con quienes tuvieron la idea de traer los ciervos a Jaca era crear un proyecto medioambiental. Hace unos dos años pusieron en marcha Ecociudadela, unas visitas que además de concienciar a los más pequeños, permiten acercarse a cuatro de estos ciervos, criados en cautividad y acostumbrados a la presencia humana. El año pasado realizaron estas visitas 3.207 personas. Son familias y colegios de Aragón, Valencia, Madrid o Francia que viven una experiencia que no puede realizarse en ningún otro lugar, explica Roberto Banzo, director de la Asociación Asceal, quien gestiona este proyecto. Durante todo el año se hacen visitas concertadas con colegios y, a partir de Semana Santa, se retomará el calendario con horarios fijos para todo el público.

De esta forma queremos “formar a futuros defensores del planeta”, decía el Coronel. Roberto Banzo recordaba que en los últimos años al menos dos ejemplares han muerto por causas no naturales y se cree que fue por los plásticos que ingerían procedentes de la basura que cae al foso.

Viven en cautividad pero reproducen sus comportamientos naturales
En estos momentos hay 28 ciervos viviendo en el foso del Castillo de San Pedro. Cada día dos trabajadores de la Ciudadela, Javier y Diego, se ocupan de llevarles comida y controlar sus necesidades. Allí se reproducen, pasan la época de la berrea y compiten entre machos. “Se comportan igual que en libertad”, explica Roberto Banzo.

El propio Roberto Banzo recordaba unas palabras dichas a la prensa local cuando llegaron los ciervos aquel 19 de marzo de 1974: "un menaje de paz en un recinto de guerra". 

Comentarios