carreteras

Los empresarios piden al Gobierno de Aragón inversiones para la A-132 en los presupuestos de 2019

El hundimiento de la carretera de Monrepós pone de manifiesto que no tenemos rutas alternativas

Carlos Bistuer ex presidente de CEOS-CEPYME Huesca
Carlos Bistuer ex presidente de CEOS-CEPYME Huesca recordaba que gran parte de la economía de Huesca depende de Monrepós


El cierre de la N-330 a su paso por el puerto de Monrepós, debido al hundimiento carretero del pasado viernes ha supuesto que sectores como el transporte, el comercio o el turismo estén pasando una semana con un importante sufrimiento empresarial. Carlos Bistuer, ex presidente de CEOS, reconocía que sus últimos contactos como responsable de los empresarios, hacían referencia a los problemas suscitados por este hundimiento. En su opinión, este percance ha puesto sobre la mesa la importante necesidad que tiene Huesca de que se destinen presupuestos e inversiones para acondicionar la A-132, y que pueda ser una alternativa válida al Monrepós, ya que se está comprobando la dependencia de la carretera afectada para gran parte de la actividad económica de la provincia. Ello supone una enrome debilidad, al no haber rutas alternativas en condiciones de absorber un importante tráfico.

Dentro de lo malo de la situación vivida, el hundimiento de la carretera se produjo finalizada la temporada de esquí, y con la futura A-23 en obras, lo que ha permitido tener toda la maquinaria y trabajadores en la zona, que de otro modo habrían tardado mucho más en realizar el paso alternativo.

Pero de cara al futuro, hay que tener previsión, porque la economía de la provincia, en el caso de producirse un suceso de mayores dimensiones, se podría ver colapsada. Bistuer no olvida la catalogación sismográfica que tiene el puerto de Monrepós, con una mayor probabilidad de movimientos sísmicos que otras zonas de la provincia. Por ello insiste en que la preocupación política que se ha podido comprobar en los últimos días, debe verse traducida en cifras en los presupuestos del Gobierno de Aragón de 2019, con previsión de inversiones para dejar en condiciones la A-132.

El transporte en general, pero también particularmente el de productos perecederos y de alimentación se está viendo afectado por el cierre del Monrepós. También, como curiosidad, han debido ser suspendidos algunos cursos de formación que se daban en localidades del norte de la provincia.

Comentarios