Los guías de aguas bravas aragoneses ya pueden acreditar sus competencias

Aragón es pionera en este campo de formación y acreditación a profesionales de los deportes de aventura 

Los deportes de aventura siguen siendo un gran reclamo en la provincia
Los deportes de aventura son un referente en  la provincia 

El Gobierno de Aragón ha entregado por primera vez en nuestro país las acreditaciones en competencias profesionales a 40 guías de rafting, hidrospeed y piragüismo. un proceso pionero en este sector, ya que nunca antes se habían reconocido en el país a profesionales de este sector.

Las enseñanzas de técnicos deportivos está previsto que se inicien en el curso 2019/2020 en el CPIFP Pirámide y en los centros de la Federación Aragonesa de Piragüismo, para formar a nuevos guías para este sector importante en el turismo de la provincia de Huesca, en especial en los ríos Gállego y Ésera, en los que anualmente se realizan miles de descensos.

Esta convocatoria se ha desarrollado con el soporte económico de Turismo de Aragón, tras la demanda de las empresas asociadas bajo la marca Turismo Deportivo de Aragón, con el objetivo de facilitar su adaptación a la normativa reguladora del sector en nuestra comunidad, que obliga a que las personas que guían estas actividades de aventura tengan una titulación oficial. Para el caso de los guías de aguas bravas, los requisitos de la formación de los técnicos deportivos en piragüismo en aguas bravas se establecieron recientemente, en 2018. Los guías que llevan durante muchos años ejerciendo esta actividad, una vez comprobado a través del PEAC que tienen todas las competencias establecidas en la cualificación, van a poder obtener ahora la correspondiente titulación oficial.

¿Cómo se puede acreditar la experiencia?

El PEAC (Procedimiento de Evaluación y Acreditación de las Competencias) es un procedimiento que permite a los ciudadanos que han adquirido las competencias incluidas en una cualificación profesional a través de su propia experiencia laboral y no mediante la tradicional vía de la formación previa, acreditarlas, y de este modo poder obtener un reconocimiento formal. Este reconocimiento permite la convalidación de los módulos correspondientes de un certificado de profesionalidad o de un título de formación profesional, facilitando por tanto su obtención. Como requisito inicial para acceder al procedimiento de reconocimiento, las personas candidatas deben tener una experiencia acumulada a lo largo de al menos tres años durante los últimos diez, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas en puestos u ocupaciones directamente relacionados con la cualificación.

Comentarios