TRIBUNALES

Los obispos de Barbastro-Monzón y Lérida se enfrentan en el juzgado por el arte sacro

El juicio por los 111 bienes de las parroquias altoaragonesas comienza este jueves en el Juzgado nº 1 de Barbastro y se prolongará hasta el viernes

Museo Diocesano Barbastro-Monzón
El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón está preparado para acoger los 111 bienes en litigio.

Después de 24 años de litigio, este jueves comienza el juicio de la demanda civil interpuesta por el Obispado de Barbastro Monzón ante el Obispado de Lérida y el Consorcio del Museo de Lérida para intentar recuperar las 111 piezas de arte sacro que siguen en depósito en Lérida, después de reiterados incumplimientos de las sentencias eclesiásticas. Se calcula que el valor de los bienes en litigio supera los 8 millones de euros. Esta es la cuarta vez que este asunto llega a la vía civil tras el fracaso del acto de conciliación que se celebró en noviembre del año pasado.

En el proceso comparecerá como testigo el obispo de Lérida, Salvador Giménez, que tras haber asegurado en el acto de conciliación que las piezas eran propiedad de las parroquias aragonesas, después afirmó que 83 de las más valiosas eran suyas. Además, también comparecerán el actual obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, y el emérito de la diócesis altoaragonesa, Alfonso Milián.

El obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, espera “que se haga justicia” en el litigio, y no solo que la justicia les dé la razón, sino "que se cumplan las sentencias".

VISTA PREVIA

El Gobierno de Aragón es parte coadyuvante en este proceso judicial. El presidente del Ejecutivo, Javier Lambán, destacaba que la "razón histórica y judicial" asiste a la diócesis de Barbastro-Monzón, y mostraba su esperanza en que la justicia les dé la razón.

LAMBÁN BIENES JUICIO

Joaquín Guerrero, abogado de la diócesis de Barbastro Monzón, incidía en que la demanda se dirige contra el Obispado de Lérida y el Consorcio del Museo de Lérida.

GUERRERO DEMANDA

La consejera de Cultura del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, manifestaba que prestarán "todos sus servicios jurídicos y apoyo para que las sentencias sean favorables, como lo han sido hasta ahora".

MAYTE PEREZ JUICIO

Hasta el momento, todas las sentencias eclesiásticas y civiles han dado la razón a la diócesis de Barbastro-Monzón. Según las sentencias, las obras de arte son propiedad de la diócesis altoaragonesa y se encuentran en depósito en Lérida.

El juicio comienza este jueves después de varios intentos de la parte demandada de retrasar el proceso. La Generalitat de Cataluña llegó a solicitar la suspensión del juicio alegando que no estaba personada en la causa, pese a presidir el Consorcio del Museo de Lérida. El juzgado admitió su participación en el proceso como coadyuvante, pero ya no podrá presentar pruebas ni testigos.

Este litigio ha afectado a cuatro obispos aragoneses: Ambrosio Echevarría, Juan José Omella, Alfonso Milián y Ángel Pérez. Y a cinco por la parte catalana: Ramón Malla, Francesc Ciuraneta, Javier Salinas (administrador apostólico), Joan Piris y Salvador Giménez.

El origen y desarrollo del pleito

La diócesis de Barbastro-Monzón se creó en 1995 al incorporar parroquias de la zona oriental de Aragón que hasta entonces pertenecían a la diócesis de Lérida. Al incluirse las parroquias, se solicitó que se entregaran sus bienes, algo que nunca se llegó a hacer. Este litigio comenzó el 7 de agosto de 1998, cuando el obispo de Lérida, Ramón Malla, interpuso un recurso contra el decreto del nuncio ente la congregación para los obispos. Dicho decreto disponía que los bienes de los que eran propietarias las parroquias desmembradas permaneciesen en Lérida a título de depósito. De reclamarlos las parroquias aragonesas propietarias, deberían devolvérseles.

Por decreto de 8 de septiembre de 2005, la congregación para los obispos determinó qué bienes depositados en el museo debían entregarse y cuáles no. El decreto fue confirmado en abril de 2007 por el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y la restitución debía efectuarse en el plazo de treinta días, lo que se incumplió.

El 30 de junio de 2008, el obispo Alfonso Milián y el administrador apostólico de Lérida, Javier Salinas, firmaron el primer acuerdo para la devolución del patrimonio histórico-artístico. Los obispos reconocieron la propiedad de las parroquias aragonesas. El obispado de Lérida, en reiteradas ocasiones, ha incumplido los acuerdos adoptados.

En noviembre de 2011, el nuncio del Papa, Renzo Frattini, confirmó que los bienes serían devueltos a Aragón en un plazo de seis a doce meses.

Las resoluciones han sido reiteradamente recurridas y sin éxito por el obispado de Lérida en otras instancias vaticanas, como el Tribunal de la Rota y la Congregación de Obispos. Una orden de devolución, por otra parte, que los sucesivos obispos de Lérida han asegurado no poder cumplir al estar los bienes incluidos en el patrimonio histórico de Cataluña y bajo la tutela del Consorcio del Museo de Lérida.

Comentarios