cambio climático

Los Pirineos “tienen fiebre” y notan el calentamiento un 30% más que la media mundial

Las zonas montañosas como la de los Pirineos no son grandes focos de emisiones contaminantes pero sí reciben los impactos en mayor medida

Glaciar Maladeta 2010
Glaciar Maladeta 2010

La temperatura media en los Pirineos ha aumentado un 30% más (1,2ºC) que la media mundial (0,85ºC) en los últimos 50 años. En los últimos 35 años han desaparecido la mitad de los glaciares de los Pirineos, algunas aves migratorias han adelantado su fecha de llegada hasta diez días desde los años 60 y el espesor medio de la nieve en el Pirineo central podría reducirse hasta un 50% según las estimaciones más optimistas.

Una voz autorizada
Éstos son sólo algunos de los datos que arrojaba hace un año un informe histórico. Por primera vez trabajaban juntos más de 100 expertos de Aragón, Navarra, Catalunya, Euskadi, Nouvelle-Aquitaine, Occitanie y Andorra para recabar datos y consensuar conclusiones relativas a los cambios en el clima de los Pirineos. Durante este año, el Observatorio Pirenaico de cambio climático, responsable del estudio, se ha establecido como la voz autorizada en este ámbito y territorio y ha conseguido alzar su voz en foros especializados como las Naciones Unidas.
El Observatorio Pirenaico de Cambio Climático (OPCC) nació con fondos europeos como un proyecto POCTEFA liderado por la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP), con sede en Jaca. El pasado mes de noviembre conseguía continuidad a su proyecto hasta finales de 2022.

Los Pirineos, más damnificados
Pese a no generar grandes cantidades de emisiones de carbono, el Pirineo es una bioregión especialmente sensible y vulnerable a los efectos del cambio climático. Con este informe se pretende actualizar las bases del conocimiento científico en materia de impactos y vulnerabilidad del territorio de los Pirineos, consensuar los principales desafíos a los que se enfrentan y proponer recomendaciones sectoriales para la adaptación al cambio climático en un contexto de cambio global. El documento coordinado por el OPCC busca servir de apoyo para una política basada en evidencia científica. Tal y como explicaba la coordinadora del Observatorio Pirenaico de Cambio Climático, Idoia Arauzo, “a través de este informe pretendemos proporcionar un documento de referencia para la comunidad científica y para los responsables de decisiones técnicas y políticas, así como el sector empresarial y toda la sociedad”. Arauzo resume las evidencias contrastadas del cambio en el clima diciendo que "los Pirineos tienen fiebre".

Para Juan Terrádez, coordinador del informe, “el cambio climático es ya una evidencia indiscutible. Sucede en estos momentos y en estas latitudes. Tenemos un reto urgente: seguir investigando en cambio climático y adaptarnos a sus consecuencias”.

Conclusiones del Informe: Más grados y menos nieve
o La temperatura media entre 1949 y 2010 ha aumentado 1,2ºC y para finales del siglo podría subir entre 2 y 7,1 ºC según las proyecciones regionalizadas y dependiendo de los diferentes escenarios utilizados por el panel intergubernamental del cambio climático.
o En los últimos 35 años han desaparecido la mitad de los glaciares de los Pirineos. Esto es un ejemplo de cambio irreversible en el paisaje iconográfico del territorio.
o El indicador climático para la precipitación muestra una tendencia a la disminución de las precipitaciones del orden del 2,5% por década
o El espesor medio de la nieve podría reducirse hasta un 50% en el año 2050 en el Pirineo central y a 1.800 metros
o Algunas especies de aves migratorias han adelantado su fecha de llegada hasta 10 días desde los años 60.
o El límite superior del área de distribución de las especies de fauna de montaña en Europa ha ascendido un promedio de 11 metros por decenio.
o La disponibilidad de recursos hídricos es cada vez más variable y se esperan episodios de sequía y lluvias torrenciales cada vez más intensos.
o La mayor variabilidad del clima que deriva del cambio climático podría provocar un incremento de los riesgos naturales como deslizamientos de terreno, desprendimientos de roca, aludes e inundaciones.
o El cambio climático es un factor de estrés añadido que agrava las problemáticas ya conocidas en el territorio pirenaico como la despoblación, cambio de usos del suelo, falta de relevo generacional en el sector primario, entre otros.

Un desafío: adaptarnos
El proyecto internacional coordinado por el Observatorio elaboró el informe “El Cambio Climático en los Pirineos: impactos, vulnerabilidades y adaptación”, en el que siguen trabajando y, además del estudio y uniformidad de datos contemplaba posibles formas de adaptación. De todas formas, explica la coordinadora del Observatorio, el mensaje es claro: “hay que reducir las emisiones, no sólo adaptarse a los problemas”.

Desde la Comunidad de Trabajo de los Pirineos se ha querido entender la lucha contra el cambio climático y la adaptación a sus efectos como una oportunidad de abordar los desafíos que tienen ante sí los Pirineos, como la pérdida de biodiversidad o los cambios en los paisajes y ecosistemas.“Es fundamental transmitir la urgencia de las medidas a tomar para limitar los efectos negativos y aprovechar las posibles oportunidades emergentes. Si somos capaces de anticipar y gestionar los cambios que se producen, podremos encontrar fórmulas para hacer compatible la actividad humana y salvaguardar la naturaleza en los Pirineos”, añadía Arauzo.

Los más de 100 científicos que han participado en este informe están de acuerdo; éstos son los 10 desafíos más importantes a los que se enfrentan los Pirineos en materia de cambio climático:
1. Preparar a la población ante los extremos climáticos
2. Reforzar la seguridad ante los riesgos naturales
3. Acompañar a los actores del territorio ante las sequías
4. Asegurar la calidad de las aguas superficiales y de las aguas subterráneas
5. Mantener el atractivo turístico de los Pirineos
6. Enfrentarse a los cambios en la productividad y la calidad de los cultivos y sacar provecho de las nuevas oportunidades
7. Anticipar los cambios irreversibles en el paisaje
8. Tener presente la posible pérdida de biodiversidad y los cambios en los ecosistemas
9. Adaptarse a los desequilibrios entre oferta y demanda de energía
10. Enfrentarse a la propagación de enfermedades, de parásitos y de especies invasoras

Sobre el Observatorio Pirenaico de Cambio Climático OPCC
El Observatorio Pirenaico de Cambio Climático, OPCC, tiene como objetivo realizar un seguimiento y comprender el fenómeno del cambio climático en los Pirineos para ayudar al territorio a adaptarse a sus impactos. Su visión es la de ser la plataforma de referencia sobre conocimiento en adaptación al cambio climático en ecosistemas de montaña. El OPCC es una iniciativa transfronteriza de cooperación territorial en materia de cambio climático de la Comunidad de Trabajo de Pirineos (CTP), lanzada en 2010 bajo la presidencia de Midi-Pyrénées. Los miembros de la CTP, y por lo tanto del OPCC, son el Principado de Andorra y los Gobiernos de Nouvelle-Aquitaine, Aragón, Catalunya, Euskadi, Navarra, y Occitanie. Este año se aprobaba el OPCC2, que dará continuidad a estos estudios hasta 2022.

El proyecto ha sido cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020). El objetivo del POCTEFA es reforzar la integración económica y social de la zona fronteriza España-Francia-Andorra. Su ayuda se concentra en el desarrollo de actividades económicas, sociales y medioambientales transfronterizas a través de estrategias conjuntas a favor del desarrollo territorial sostenible.

Comentarios