CARRETERAS

Los vecinos de Seira piden una alternativa al cierre de la N-260

A partir del 18 de octubre se cierran los accesos a la localidad, y sólo se podrá circular, dirección Benasque, a determinadas horas

Ribagorza N-260 1 julio
La N-260  ha permanecido abierta este verano pero con cortes intermitentes y regulación con semáforos en algunos tramos

Entre el 18 de octubre y el 2 de diciembre la carretera, entre Campo y el Congosto de Ventamillo, se volverá a cerrar para continuar avanzando en las obras de acondicionamiento y adecuación de la N-260. Ante esta situación los vecinos de Seira han manifestado su malestar por las afecciones que va a volver a generar, en su día a día el cierre de la vía, por ello, y solicitan que una solución alternativa.

Mario Suari, vecino de Seira

El municipio de Seira queda a caballo entre dos tramos de obra de un mismo proyecto, por un lado, los trabajos que se están ejecutando entre Campo y Seira y, por otro, los que se desarrollan entre Seira y el túnel del Congosto de Ventamillo. Por lo tanto, los cortes de la carretera, tanto en el tramo anterior como en el posterior de la travesía significa que los vecinos de Seira van a volver a quedar ‘incomunicados’, puesto que, sólo van a poder salir y entrar en determinados momentos.

Cabe recordar que esta pasada primavera, cuando el cierre de la N-260 entre Campo y El Run se prolongó durante más de tres meses, por dos desprendimientos, uno de ellos en el Congosto, y volvieron a cerrarse los dos accesos al pueblo, la solución que se dio a los vecinos de Seira, fue la de poder circular en determinadas horas del día.

Mario Suari, vecino del municipio, explica que esa alternativa obliga a a acomodar los horarios a esos períodos en los que se permite circular y que coinciden, principalmente, con el horario del transporte escolar. En su caso, que comienza a trabajar a las 6 de la mañana en El Run, la solución pasa por cambiar de domicilio o dejar el coche antes de la obra e ir andando hasta su casa.

Mario Suari, vecino de Seira

Lamenta que para este nuevo cierre, del que los vecinos se han enterado por los medios de comunicación, no se hayan tenido en cuenta sus reivindicaciones, por eso, piden que, a quien le competa, busque una solución para que los más de 60 vecinos afectados puedan seguir moviéndose.

No descartan llevar a cabo movilizaciones o incluso cortes de carretera si sus reivindicaciones no son atendidas porque además consideran que no se está cumpliendo uno de los puntos del proyecto en el que señala de manera textual ‘los cortes de carretera se realizarán manteniendo el acceso a Seira, no se podrá trabajar con cortes simultáneos en el tramo anterior y posterior de la travesía’.

Por otro lado, el cierre de la N-260 coincide con el cierre completo, hasta principios de noviembre, de la HU-V-6411 de acceso a Seira pueblo y Barbaruens, sin desvío alternativo.