TURISMO

Más de 16.000 geocachers han jugado a buscar tesoros escondidos por TuHuesca en la provincia

Este juego de búsqueda está presente en todo el mundo y la provincia lo quiere aprovechar para atraer turismo a lugares menos visitados

geocaching
Mateo Blasco, de 7 años, realizaba la demostración frente al alcalde de Huesca, la vicepresidenta de la DPH, y el gerente de TuHuesca en el Parque Miguel Servet

El geocaching, una nueva actividad de ocio y aventura basada en el tradicional juego de La búsqueda del tesoro, se presentaba en Huesca como una herramienta de promoción turística. Desde hace unos años ya están ofreciendo esta experiencia en diferentes puntos de la provincia pero ha sido ahora, cuando el número de aficionados a nivel mundial ha superado los 6 millones, cuando han querido darle otro impulso y animar a administraciones o pequeñas empresas turísticas como puede ser una casa rural, a que lo usen y atraigan así a este nicho de clientela familiar.

Los números que presentan hablan de su impacto en más de 16.000 personas. Son familias que desde 2012 han participado en el reto de encontrar los más de 100 cachés o tesoros escondidos por TuHuesca a lo largo y ancho de todo el territorio altoaragonés. Es una media de 770 familias o grupos de amigos al año.

BLASCO 1 GEOCACHING 12

El alcalde de Huesca, Luis Felipe; la vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca (DPH),
Elisa Sancho; y el director-gerente Fernando Blasco han presentado esta iniciativa con una
demostración de cómo funciona en el Parque Miguel Servet de Huesca.

La vicepresidenta de Huesca, Elisa Sancho, mostraba su satisfacción por las posibilidades de
descubrir el territorio gracias a este juego. “Los cachés están ubicados en lugares que merece la
pena visitar y que a veces no son tan conocidos”, apuntaba. Así es posible encontrar cachés en el
Cerro de San Jorge, en el camino de Acherito en Ansó, en el Barranco de la Gabasa o en la Laguna de Sariñena.
Para el alcalde de Huesca, Luis Felipe, esta actividad “encaja perfectamente en el turismo familiar, en las rutas que ayudan a conocer elementos simbólicos y encaja en definitiva en nuestro proyecto turístico”, señalaba.

Fernando Blasco explicaba el funcionamiento de este juego en el que los geocachers han cambiado el tradicional mapa por un GPS y la brújula por una App o por el Smartphone en el que descargan a través de la web toda la información necesaria para buscar el tesoro.


La sociedad promotora del turismo en el Alto Aragón, TuHuesca, descubrió que no había cachés
escondidos en la provincia y se dio cuenta del potencial turístico que esta actividad vinculada a la
web de referencia mundial geocaching.com podía tener para nuestro territorio.
TuHuesca quiso hacerse eco de esta forma innovadora de promoción y aprovecharla para el
desarrollo de turístico de lugares de gran atractivo pero no muy conocidos. Así, comenzó a colocar
cachés ocultos, hasta los 112 que hay en la actualidad, en cuya búsqueda participan sobre todo
familias con niños, que son los que más disfrutan con esta experiencia. Puesto que esta actividad
está vinculada a una página internacional, los visitantes suelen ser de procedencia extrajera,
principalmente, franceses, holandeses, alemanes e ingleses, entre otros.
Desde entonces, TuHuesca ha contabilizado una media de 770 visitas al año, a través de la App, si bien lo habitual es que en cada visita sean varias las personas que participan, una media de tres. La inversión que supone el caché, colocarlo y mantenerlo supone en torno a 100€ por unidad y por año y, para todos los cachés ubicados en la provincia, de un poco más de 1000€ anuales.

Cuando la búsqueda se completa con éxito, el geocacher anota el hallazgo en el cuaderno que allí
encuentra y toma alguno de los obsequios de la caja, dejando otro en su lugar –suelen ser pines,
souvenirs, elementos de la naturaleza…- También es habitual que los buscadores publiquen en la
app o la web comentarios sobre su experiencia, que están sirviendo para conocer su elevado grado de satisfacción por la actividad y también por la belleza de los lugares descubiertos en el camino.

TuHuesca tiene previsto, además de mantener los cachés existentes, colocar nuevas cajas del
tesoro en otros emplazamientos. Además, quiere dar a conocer esta actividad a los altoaragoneses en general y al tejido empresarial en particular, con el objetivo de sumar esfuerzos en la divulgación de la oferta turística de ocio y dar a conocer los mágicos rincones de esta provincia.

Además de esta actividad, hay otra muy similar vinculada a una aplicación que también está teniendo mucho éxito. Se trata de Wherigoo, un juego tipo gymkana que dispone de sus propios cachés y de los que TuHuesca ha colocado también más de un centenar. Un personaje conocido de la zona hace las funciones de guía local en la App y va presentando el juego y sus etapas, con enigmas que hay que resolver. TuHuesca ha creado para esta App 10 cartuchos o archivos de ruta sobre temáticas muy variadas: rutas con paisajes de cine con localizaciones reales de películas rodadas en la provincia, rutas de turismo gastronómico, ornitológico, senderistas, culturales y del vino, entre otros.

El geocaching surgió en el año 2000. El gobierno de Bill Clinton acababa de permitir a los
ciudadanos aprovechar los beneficios de los satélites dispuestos para el posicionamiento. Enterado de la noticia, David Ulmer, miembro de un foro dedicado a este tipo de tecnologías, decidió celebrarlo y escondió un tesoro. Compartió las coordenadas e invitó a ir en su búsqueda haciendo uso del reforzado GPS. A los tres días, dos personas habían anotado su nombre en el cuaderno de bitácora de la caja del tesoro. Diecinueve años después la actividad se ha extendido por todo el mundo y es posible encontrar cachés escondidos en el océano e incluso en la Antártida.

Comentarios