patrimonio

Más de treinta elementos patrimoniales de la provincia, en riesgo de ruina o desaparición

La Lista Roja del Patrimonio recoge erróneamente la Cartuja de las Fuentes de Sariñena, que la inversión de la DPH ha sacado de la ruina

Iglesia de San Juan Bautista de Acín de la Garcipollera
Estado en el que se encuentra la iglesia de San Juan Bautista de Acín de la Garcipollera (foto: romanicoaragones.com)


La Asociación Hispania Nostra ha elaborado una nueva edición de su Lista Roja del Patrimonio, que recoge elementos del Patrimonio Cultural Español que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, al objeto de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración. La provincia de Huesca cuenta con 36 elementos recogidos en el listado, pero cuatro de ellos han pasado a formar parte de la Lista Verde, donde se incluyen los bienes que han sido retirados de la Lista Roja, al desaparecer el riesgo que presentaban tras haber sido intervenidos. Generalmente, los elementos en peor estado son iglesias, torres, ermitas, un castillo o una necrópolis, entre otros.

El listado recoge la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, aduciendo que está abandonado, con numerosas grietas y daños, y pinturas en franco deterioro. En este caso, la Asociación Hispania Nostra no tiene registradas todas las actuaciones que, para la recuperación de este espacio se han desarrollado, en tres fases de obras, con una inversión de 1,3 millones de euros.

En la gran mayoría de los casos se alude a situación de abandono, ruina, hundimientos de algunas partes de los edificios, grandes grietas o graves humedades.

Dentro de lo que han sido las ocho últimas incorporaciones de toda España, figura la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles de Arbaniés, perteneciente al municipio de Siétamo. Además, figuran 14 iglesias más, que son la de San Pedro Apóstol del despoblado de Castarlenas (Graus), de la Asunción de Castejón de Sobrarbe, de San Antonio Abad de Castilsabás, de la Asunción de Nuestra Señora de Paternoy (Bailo), de Nuestra Señora de la Correa de Puibolea, de San Esteban de Villarrué (Laspaúles), de San Pedro de Cenarbe (Villanúa), de San Bartolomé de Larrosa, de San Juan Evangelista de Besians, de San Vicente Mártir de Aruej (Villanúa), de San Pedro Apóstol de Bentué de Nocito, de San Juan Bautista de Acín de la Garcipollera, de San Saturnino de Bergosa, y la iglesia románica de Anzano.

Al listado se suman varias ermitas: la de San Martín en el despoblado de Terraza, la de San Miguel de Sercué, la de Santa María de Javierremartes en Martes, la de San Pelay de Cerera, la románica de Anzano, y la de San Miguel del despoblado de Abós en Jaca.

Torre defensiva de Abenilla
Torre defensiva del despoblado de Abenilla

La lista roja también recoge otros elementos del patrimonio arqueológico o civil, como la Torre de la Llecina, en el despoblado de la Llecina de Roda de Isábena, la Torre defensiva de Pardineta del despoblado de Bibán (Boltaña) o la Torre defensiva del despoblado de Abenilla (Sabiñánigo). Igualmente, el Molino de Fañanás, en el municipio de Alcalá del Obispo, el palacio fortificado de los Altarriba, en Ilche, el castillo palacio de Argavieso, la necrópolis medieval de San Grimén, en Hecho, y la granja agrícola de colonización de Almudévar.

De la Lista Roja han salido para integrar la Lista Verde la iglesia de San Hilario de Buira (Bonansa), la de San Miguel de Otal en Broto, la de Santa María de Belsué, la Torre de Arrés y el Pantocrator de la iglesia de San Juan Bautista de Omiste, en Rasal.

La gran mayoría de los elementos datan de los siglos XI, XII y XIII y se encuentran distribuidos por toda la provincia, principalmente en las comarcas de la Hoya, Jacetania, Sobrarbe, Ribagorza o Alto Gállego.

Comentarios