SUCESOS

Monrepós cerrado por hundimientos y grietas

La gravedad de los dos deslizamientos en la zona del Km 603 impide conocer cuánto tiempo va a estar sin tráfico

Hundimientos en la carretera del Monrepós
Hundimientos en la carretera del Monrepós

La carretera de Monrepós, uno de los pasos más importantes hacia el Pirineo, se ha cerrado este viernes al tráfico debido a las grandes grietas que han aparecido en su calzada en las últimas horas. Unos agujeros que conforme pasan las horas siguen creciendo y que han generado hasta hundimientos de algunos tramos . Esta situación ha provocado el cierre total del tráfico.

La alternativa que se ofrece es el paso por la A-132 por el puerto de Santa Bárbara. Una carretera que también sufrió esta semana desprendimientos a tres kilómetros de Murillo de Gállego.

Esta situación ha provocado retenciones en el tráfico desde primeras horas de la mañana. Al principio se ha cortado el paso a camiones y autobuses, después se ha decidido el cierre total ante la peligrosidad tras el hundimiento de algunos tramos.

La inestabilidad geológica de la montaña, por donde históricamente transcurre el trazado de la carretera N-330, ha vuelto a provocar nuevos problemas, con un grave corrimiento de una ladera que ha afectado a la calzada en la cara norte, a pocos metros de coronar el puerto situado a 1.280 m.


Desprendimientos

Históricamente esta carretera desde hace más de 50 años viene registrando importantes desprendimientos, deslizamientos y problemas.

En los últimos 25 años se han registrado varias incidencias. En 1997, al poco de inaugurarse completamente el tramo de Nueno se produjo un desprendimiento en el tramo Nueno-Arguis que  obligó a cortar la circulación durante meses y a desviarla por la antigua C-136.

El 8 de enero de 2011, se produjo un nuevo un desprendimiento en el kilómetro 607 y obligó a cortar durante ocho horas el tráfico y de nuevo a desviarlo por la vertiente norte del antiguo trazado por la C-136.

El desprendimiento más reciente se registró en marzo de 2016, entre el desvió de Sabayés y Arguis, que obligo a tener cerrado ese tramo varios meses hasta que se construyeron unas viseras de protección.


Comentarios