economía

Nuevo mes con cifras muy malas para las matriculaciones de vehículos en la provincia

La crisis de los microprocesadores explica el nivel de matriculaciones tan bajo

concesionario de vehículos
2021 está resultando un año muy duro para los concesionarios de vehículos


De nuevo, el pasado mes de octubre fue un mal mes para las ventas y matriculaciones de turismos y todoterrenos en la provincia de Huesca, sumando cifras negativas a las que ya se venían arrastrando a lo largo de todo el año. Con respecto a octubre de 2020, se ha producido un descenso del 45,09% en el total del mercado. Y en el acumulado del año, en los diez primeros meses se ha vendido un 7,53% menos que en el mismo periodo del año anterior.

En concreto, en octubre se vendieron 190 vehículos frente a los 346 de octubre de 2020, un -45,09%. De ellos, 128 vehículos para particulares, frente a los 220 de hace un año. Es un 41,82% menos. Para empresa se matricularon 58 vehículos frente a 120, un -51,67%.

Y en el acumulado de los diez primeros meses, se llevan vendido 2.246 vehículos, 183 menos que en el mismo periodo de 2020, un -7,53%. Para particulares se ha vendido un -13,68% y en empresa se han vendido tan solo tres coches más, un 0,35%.

Por lo que respecta a los carburantes, de los 190 turismos y todoterrenos matriculados, 84 fueron de gasolina, un 44,21% del total, con un descenso del 52,27%. Diesel eran 38 de los vehículos vendidos, un 20% del total, con una caída del 61,22%, y finalmente, híbridos y eléctricos fueron 68, un 35,79% del total, un -5,56%. Este último tipo de vehículos es el único que presenta en el acumulado del año un incremento en las ventas de casi un 70%.

Raúl Morales, director de comunicación de FACONAUTO, indica que el desabastecimiento de vehículos por la crisis de los microprocesadores que está golpeando a la industria desde hace meses sigue explicando el nivel de matriculaciones tan bajo que registra el mercado automovilístico. En cualquier caso, indica que están detectando que los clientes han interiorizado que tienen que esperar más de lo normal por su vehículo y se están animando a hacer su compra con normalidad, por lo que el nivel de pedidos parece ya razonable. Se puede hablar, pues, dicen, de una mejora en la actividad comercial de los concesionarios que, de aquí a final de año, ha de ir a mejor impulsada también por los clientes que quieren evitar la subida del Impuesto de Matriculación que tendrá lugar el 1 de enero del año que viene.