sobrarbe

Olona mantiene su compromiso con los territorios afectados por la presencia del oso

Se prevé que en breve el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente saque una nueva convocatoria para las posibles afecciones del oso 

El ataque de un oso mata otra oveja en la provincia de Huesca
El ataque de un oso mata otra oveja en la provincia de Huesca

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, ratifica su compromiso con los territorios afectados por la presencia del oso en el Pirineo. Mantiene que a través de las convocatorias de ayudas que saldrán en breve se quiere garantizar el desarrollo de las zonas como fórmula para mantener en equilibrio la economía y la conservación natural.

En cuanto al posicionamiento del titular del departamento sobre la presencia del oso Goiat en el Valle de Chistau, Olona añade que subraya que se mantienen los criterios y directrices de otros años por coherencia a lo que siempre ha defendido el actual Ejecutivo autonómico.

En 2020, el Gobierno de Aragón puso en marcha la tercera convocatoria de ayudas, que sumaba 1,4 millones, para hacer frente a los sobrecostes en la ganadería extensiva derivados de la convivencia con especies como el oso o el lobo. La convocatoria llegaba a un total de 33 municipios como beneficiarios.

Anuncio SER de Campo
SER de Campo

El Boletín Oficial de Aragón publicaba la orden por la que se convocaba medio millón de euros en ayudas a los ganaderos con explotaciones donde se ha evidenciado la presencia del oso y el lobo de forma continuada. A diferencia de las ayudas por los daños ocasionados, que se venían abonando desde el año 2003, en esta línea de ayudas los ganaderos podían acogerse a la subvención hubieran sufrido o no un ataque. Estas ayudas no se limitaban a pagar al ganadero por las ovejas muertas y los daños materiales, sino que se pagaba por el número total de cabezas de ganado de la explotación y se subvencionaban las medidas de autoprotección. De esta forma, el Gobierno de Aragón intentaba compensar los sobrecostes que la mera presencia de estos animales ocasiona en las explotaciones ganaderas de ovino y caprino.