educación 

Padres del CEIP Aragón de Monzón muestran su malestar ante la masificación en las aulas

Consideran que una adecuada ratio en las aulas es clave para una atención idónea y para que los niños tengan el mejor desarrollo académico 

CEIP Aragón / Monzón
CEIP Aragón / Monzón

Ante la negativa del Servicio Provincial de Educación de destinar un profesor más para atender en condiciones óptimas las clases con mayor número de alumnos, y tras la ausencia de respuesta por parte de la Dirección Provincial de Educación, primero, y de la General, después, los padres de 3º de Primaria del CEIP Aragón de Monzón han emitido un comunicado en el que denuncian la masificación en las aulas.

Según informan los padres, atendiendo a los datos aportados por la dirección del colegio, en el curso académico actual se empezaron a impartir clases con 25 alumnos en un aula, y otros 25 en la otra. La ratio máxima establecida para este curso escolar se situaba en 26 alumnos por aula.

A lo largo del presente curso escolar se han incorporado al centro un total de 42 nuevos alumnos, 5 de ellos al tercer curso de primaria, pasando a haber 28 niños en una clase y 27 en la otra. Algunos de estos niños, o no hablaban español o, a pesar de su edad, no habían recibido escolarización.

Los padres defienden el derecho que asiste a todos los niños a recibir educación, sea cual sea su condición, pero el mayor número de alumnos por aula, sumado a las especiales necesidades que presentan algunos de estos niños, exige una mayor dedicación por parte del profesorado, como así lo ha manifestado en reuniones con padres el equipo docente.

El centro escolar ha hecho hasta la fecha todos los esfuerzos y trámites pertinentes para solucionar con los medios de los que disponía el problema organizativo que estas incorporaciones han supuesto en las aulas. Entre otras medidas, solicitó a la Administración un profesor más para atender en condiciones óptimas las clases con mayor número de alumnos. La respuesta por parte del Servicio Provincial de Educación fue negativa.

Los padres consideran que una adecuada ratio en las aulas es clave para una atención idónea por parte del profesorado y para que los niños puedan tener el mejor desarrollo académico.

Tras mantener una reunión con la dirección del colegio para conocer las posibles medidas a adoptar, los padres decidieron hacer un escrito a la Dirección Provincial de Educación para pedir una reunión con su directora, trasladarle los problemas e intentar encontrar una solución. Según los padres, la directora no contestó a su escrito. Únicamente lo hizo de forma oral a través de la inspectora de zona, trasladando el problema a la Dirección General de Educación de Zaragoza.

Una vez los padres conocieron esta información, decidieron enviar un escrito a la Dirección General exponiendo de nuevo su problemática. Pasadas tres semanas sin obtener ninguna respuesta, han optado por público este problema a través de los medios de comunicación, en busca de una solución rápida y adecuada antes de que finalice el curso escolar.