reacciones

Para la Asociación Río Aragón la sentencia de Biscarrués refuerza su lucha contra Yesa

Esta asociación sigue reivindicando descartar el proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa

Manifestación contra los embalses de Yesa y Biscarrués
Han sido numerosas las manifestaciones que han unido las posiciones contrarias contra los embalses de Biscarrués o Yesa

Hay otros embalses que cuentan con la oposición de buena parte del territorio donde se asientan y la Asociación Río Aragón, que aboga por descartar el proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa, ha querido valorar la histórica sentencia contra el pantano de Biscarrués y relacionarla con su lucha. Aseguran que Yesa “se debiera descartar por el mismo motivo. Su Interés Público Superior nunca se probó con rigor y tan solo avanzó con una declaración de Interés General de marcado carácter político y que hoy el Tribunal Supremo consideraría insuficiente.” Por ello, aseguran, “Aún estamos a tiempo para que la inteligencia política afronte de verdad el camino de la sostenibilidad, la eficiencia y el acuerdo para la gestión de los ríos”.

La histórica sentencia de Biscarrués fuerza a descartar el proyecto de recrecimiento de Yesa, según la Asociación Río Aragón, que ha querido felicitar en un comunicado de prensa “a los defensores del río Gállego” y mostrar su “total reconocimiento a la asociación hermana Coordinadora de Biscarrués-Mallos de Riglos-COAGRET por su batalla durante 33 años contra una obra insostenible e irracional.”

En su comunicado consideran “lamentable que haya tenido que ser Europa quien legisle contra las aberraciones planificadas sobre nuestros ríos en el Pacto del Agua” y hacen un repaso a otros proyectos de embalses en la Comunidad.

Comunicado íntegro de la Asociación Río Aragón:

La Asociación Río Aragón quiere felicitar de forma efusiva a todos los que durante más de 30 años han luchado para preservar el buen estado del río Gállego y combatido una de sus mayores amenazas, planificada con el embalse de Biscarrués. Esta felicitación queremos hacerla especial para la coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, con la que compartimos espacio de lucha en COAGRET, a los ayuntamientos de Biscarrués, Santolaria y Murillo de Gállego y a las organizaciones ecologistas.

El Pacto del Agua, impulsado por el corrupto Antonio Aragón, ha fracasado estrepitosamente y poco a poco sus obras más emblemáticas se han ido derrumbando. Desgraciadamente han tenido que ser sentencias judiciales quienes obligaran a descartar Santa Liestra o Biscarrués. Fue la decisión valiente de un político, lo que le costó el puesto, quien eliminó Jánovas. Fue una dura batalla quien forzó el acuerdo del Matarraña. Desgraciadamente nunca ha sido la inteligencia política de los grandes partidos de Aragón quien ha dado solución a problemas que han condenado, innecesariamente, a muchos pueblos durante décadas.

En estos momentos tan sólo Mularroya y Yesa permanecen como resultado de aquel mal sueño. A fecha de hoy, sería imposible que se aprobaran como se aprobaron en su momento, una vez que la legislación europea, impulsada en 2000 a través de la Directiva Marco, se ha ido consolidando. Justificar que Yesa se tiene que hacer porque se incorporó en un decreto de 1992 contra la sequía o porque se incluyó en los planes de cuenca, y todo ello mediante una arbitraria declaración de Interés General, ya no resultaría admisible. Como bien señala la sentencia una obra que deteriora gravemente una masa de agua, dígase el río Aragón, y que tiene alternativas más sostenibles y eficientes nunca podría obtener la declaración de Interés Público Superior.

Yesa no se ha concluido y mucho menos, eso sería lo grave, se ha llenado. Aún estamos a tiempo para que la inteligencia política afronte de verdad el camino de la sostenibilidad, la eficiencia y el acuerdo para la gestión de los ríos. Para ello se deben desterrar mitos del siglo pasado que nada aportan para un futuro esperanzador. Es necesario acabar con la pandemia de Coronavirus que hoy nos atenaza y transformará nuestro futuro, pero igual de necesario es acabar con la pandemia que azota nuestros ríos desde hace demasiadas décadas. Y de paso acabar con el dolor que ha llevado y lleva a los afectados.

Comentarios