formación 

Policías locales y bomberos aprenden a usar desfibriladores

Unas 20 personas han participado en Sabiñánigo en el curso de soporte vital básico y desfibrilación semiautomática.

Sergio Martín, Jesús Lasierra, Javier ascaso
Clausura del curso desfibrilador


Ha quedado clausurado los dos cursos de formación de 24 horas de Soporte Vital Básico y Desfibrilación Semiautomática, organizado por el Ayuntamiento de Sabiñánigo por el Instituto Social y Formativo de las emergencias y seguridad. Han participado policías locales de la ciudad serrablesa, de Sallent de Gállego y bomberos.

En la actualidad se cuenta en la ciudad serrablesa con cuatro desfibriladores situados en las instalaciones deportivas. El alcalde, Jesús Lasierra, ha informado de la adquisición de cuatro más, que se ubicaran en el Auditorio de La Colina, en las dependencias del Ayuntamiento y los dos restantes son para la policía municipal que los tendrá en el coche patrulla y en las instalaciones del cuartel.

Igualmente ha anunciado que se va facilitar a los profesores de los centros educativos de la localidad, especialmente de Educación física, el curso en la modalidad de 5 horas para la formación y habilitación del uso del desfibrilador.

El curso para los agentes contemplaba varios contenidos como controlar hemorragias masivas con torniquetes y practicar los primeros auxilios en actuaciones con heridos por armas blancas o de fuego. Urgencias pediátricas, psiquiátricas o emergencias en el sistema circulatorio.

Curso desfibrilador Sabiñánigo
Prácticas del curso de primeros auxilios

La formación constaba de una parte teórica y otra práctica, donde se realizaron simulaciones sobre intervenciones en las que los agentes combinaban la respuesta policial con los primeros auxilios, hasta la llegada de los sanitarios.

Ha sido impartido por el oficial de la policía de Zaragoza y titulado en enfermería, Javier Ascaso, que ha recordado que con esta formación se consigue una actuación básica e importante, ya que se consigue, en un tiempo más que suficiente que el paciente sobreviva y se evitan secuelas cerebrales graves e irreversibles, si no se actúa de inmediato.

Se ha contado con la colaboración de la empresa ARAUR, que certifica el uso del desfibrilador por el instructor, Javier Rodríguez, que también ha participado en la formación.

Comentarios