MONTANUY

‘Problemas hay muchos y soluciones pocas, y cuando las hay son para hipotecar al territorio’

Jose María Agullana dimitía hace unos días como presidente del patronato del Posets Maladeta por discrepancias con el GA

Agullana 2
Jose María Agullana participando en un programa de Radio Huesca. Foto de archivo 

Las desavenencias por la presencia del oso y el lobo en el territorio y la política de ayudas a los ganaderos planteada por la consejería de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del GA, han sido, para José María Agullana la ‘puntilla’ para dimitir como presidente del patronato del Parque Natural Posets Maladeta al frente del cual llevaba tres años.

Jose María Agullana señalaba que el malestar viene de lejos porque cada vez que desde el departamento se aprueba una norma o ley no sirve para proteger al territorio o aportar soluciones, sino para hipotecarlo. La gota que ha colmado el vaso ha sido la posición de la consejería respecto a la presencia del lobo y el oso. Los ganaderos, decía, están desesperados y no quieren dinero en forma de ayudas sino soluciones. Entiende que el oso, el lobo o el quebrantahuesos sean especies que haya que proteger pero también que su presencia es incompatible con la ganadería extensiva.

José María Agullana

Criticaba también la falta de un impulso socio económico para las zonas con terreno dentro de la figura de parque natural y recordaba que en la provincia de Huesca, cerca de un 80% del territorio tiene una figura de protección. Se refería a la política de contratación y también a las dificultades de los particulares que tienen sus terrenos hipotecados por estar dentro del parque y que no reciben nada.

Aunque los desacuerdos con la política medioambiental del Gobierno de Aragón vienen de lejos, puesto que, ya con el incendio de Castanesa se pidió un cambio en la gestión forestal. Hoy el monte está peor que hace seis años, decía Agullana. No se ha puesto en marcha ni una medida y si hoy hubiera un incendio sería peor que entonces. Considera necesario que se legisle contando con el territorio y que la gente de la capital y los ecologistas entiendan que los mejores cuidadores del territorio son sus gentes y sus animales.

José María Agullana

En 20 años el municipio de Montanuy ha pasado de más de 400 vecinos a apenas 200. Agullana ponía como ejemplo, su propio pueblo, Aneto, donde llegó a haber hasta 150 vecinos, y en la actualidad, en invierno, sólo viven 14, de los cuales todos, excepto dos, se acercan o pasan de los 60 años. Si no viene gente de fuera, decía, va a ser muy difícil hacer frente a la despoblación porque es muy difícil que quien se ha ido regrese, decía.

Agullana, pone fin a su etapa como presidente del patronato del Posets Maladeta pero seguirá vinculado al organismo, como ha hecho en los últimos 20 años, en calidad de representante del municipio de Montanuy, de cuyo Ayuntamiento es concejal.

Comentarios