educación

Rechazo a la solución de Educación para "descongestionar" el IES Mor de Fuentes

Desde la plataforma la consideran una medida a corto plazo que fomenta la “exclusión educativa”

IES Mor de Fuentes
IES Mor de Fuentes /Monzón

La Plataforma por un segundo Instituto Público en Monzón rechaza la solución propuesta por el Servicio Provincial de Educación de Huesca para descongestionar el IES Mor de Fuentes durante el curso 2020/2021, basada en el traslado de dos grupos al CEIP Monzón III, algo que califican de “despropósito” por ir en contra de la educación inclusiva, además de tratarse de una solución cortoplacista.

La dirección del centro había solicitado cuatro aulas prefabricadas, aportando un informe pormenorizado de espacios, grupos y alumnado. Sin embargo, la directora del Servicio Provincial de Educación, Olga Alastruey, rechazaba dicha solicitud y decidía trasladar al CEIP Monzón III durante el próximo curso al Grupo del Programa de Aprendizaje Inclusivo (PAI) de 1º de ESO y el grupo del Programa de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento (PMAR), de 2º o 3º de ESO.

Para argumentar esta solución, desde Educación aducen que el curso que viene entrarán en el Instituto 58 alumnos menos que este año en 1º de ESO, según sus datos de alumnos adscritos al centro, lo cual, representa dos aulas menos. Del mismo modo, valoran la proximidad con el colegio de primaria, así como el hecho de que estos dos grupos de programas de atención a la diversidad ocupan aulas de reducidas dimensiones, y por tanto, se pueden trasladar a dos de las tres libres que tiene el colegio Monzón III.

En cuanto a los motivos por los que desde la plataforma se oponen a esta solución, alegan su viabilidad organizativa, puesto que habrá profesores de un centro a otro en el espacio de cinco minutos que hay de cambio entre una clase y la siguiente, algo que es imposible ya que se tarda cuatro minutos en llegar de puerta a puerta.

Comunicado Plataforma
Asimismo, manifiestan que, “aún en el caso de que se puedan aprovechar las aulas que quedan liberadas por estos 29 alumnos para introducir dos grupos de 25 personas, cosa que es meridianamente imposible (una de ellas mide poco más de 19 m2); que aun dando por válida la cifra de 58 alumnos menos (la cual son 16 alumnos más que la que nos han trasladado ellos mismos a través del Portal de Transparencia de Aragón) y asumiendo que serían dos aulas, cosa que no vemos clara porque dependerá de los agrupamientos que se hagan en función de los alumnos que escojan enseñanza bilingüe y los que no; que dando por válido que el colegio de primaria dispone de espacio (nos consta que el año que viene dispondrá de solo dos aulas libres, y no tres, en caso de que no reciban más alumnos en sus grupos que les obliguen a desdoblarse, cosa que ya hacen a día de hoy, porque de momento no queremos preguntar qué piensan hacer para ofertar las asignaturas de “religión” y “valores éticos”); asumiendo que educación equipará de mobiliario, ordenadores y cañones, así como todo lo que necesitasen esos grupos desde el primer día (siendo que nos consta que desde que se pide un mobiliario hasta que llega pueden pasar meses); y dando por hecho que llegará a un acuerdo con el ayuntamiento sobre la gestión del personal que tendrían que compartir (conserje, personal de limpieza y personal de mantenimiento). Aun poniéndonos en el mejor de los casos, hay algo insalvable y que no aceptamos.

Para entendernos tenemos que recordar a Educación el significado de “enseñanza inclusiva”: La escuela inclusiva es aquella que garantiza que todos los niños, niñas y jóvenes tengan acceso a la educación, pero no a cualquier educación sino a una educación de calidad con igualdad de oportunidades, justa y equitativa para todos y para todas.

Desplazar estos grupos fuera del centro representa dejar de cumplir Leyes Orgánicas, Reales Decretos, Órdenes y Resoluciones aprobadas por el gobierno de España y el de Aragón y de obligado cumplimiento que hacen referencia a la no discriminación, a la integración, a la independencia de los centros para organizar estos grupos y adoptar las medidas de atención a la diversidad más adecuadas, a la obligación de trabajar la inclusión educativa, a la igualdad de derechos y de oportunidades, y un largo etcétera. Porque entendemos que en todas esas asignaturas en las que deberían estar con grupos ordinarios, según aconseja la ley para cumplir con ese mantra de “enseñanza inclusiva” por el que se modificó la última Ley de Educación (Educación Física, Valores Éticos y Religión, Plástica, Música, Educación para la Ciudadanía o Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial y Tutoría), no están pensando ni por un segundo en ir llevándolos de un centro a otro todos los días, varias veces al día.

En definitiva, y esto es lo más importante, condenan a estos chicos y chicas, que ya de por sí tienen dificultades de aprendizaje y a veces de socialización, a estar apartados de sus compañeros, cuando pedagógicamente se insiste hasta la saciedad en la necesidad de integrarlos en grupos ordinarios. La definición de “exclusión educativa”: Como exclusión nos referimos a la situación de marginación o segregación que afecta a grupos específicos de la sociedad. En nuestro caso “minorías con dificultades de aprendizaje”.

Señores, así no, eso nunca. Sacar a estos 29 alumnos del centro no solo no soluciona nada, sino que genera un problema en otro centro. Rectificar es de sabios, preferimos cien prefabricadas en el recreo que a parte de nuestros alumnos y alumnas aislados en un centro que no es el suyo".
Para concluir, desde la plataforma recuerdan que todavía no les han explicado el plan B para los que llegan fuera de plazo.

Comentarios