MONEGROS

Reconocimiento, cariño y admiración al jotero y rondador Paco Lasierra

Amigos, vecinos, familiares y el mundo del folclore rendían un homenaje este domingo al conocido como ‘El Chato’ de Pallaruelo de Monegros

Paco Lasierra
'El chato' de Pallaruelo de Monegros, Paco Lasierra, en primer plano camina con traje

Tras cuatro décadas de dedicación al folclore, Paco Lasierra merecía un homenaje como el que este domingo le realizaban compañeros, amigos, vecinos y joteros. El lugar no podía ser otro que pueblo natal, Pallaruelo de Monegros, cuyo nombre ha llevado allá adonde fuera a cantar o a rondar. De oficio, agricultor, se le asocia enseguida a la difusión y defensa del folclore aragonés. En la actualidad, es el miembro de más edad que sigue en activo en la agrupación folklórica “Aires Monegrinos” de Sariñena, de la cual él fue fundador en 1979.

Una trayectoria de muchos éxitos y mucho trabajo, para hacer felices a muchas personas con sus jotas siempre valientes. Sus estilos, (la forma de interpretarlos) han sido los más populares, los que siempre ha defendido, y los que él, de una forma autodidacta ha ido perfeccionando. Es un jotero de pueblo, pero un jotero a la vez muy completo, con una voz muy clara y muy potente que sigue conservando y trabajando. Así es como le consideran los joteros de la provincia.

“El chato” está considerado como uno de los grandes rondadores de Aragón. Comenzó esta labor al lado de Joaquín Campodarve, de Pozán de Vero, que confió en él por sus grandes dotes de ingenio y de voz. Joaquín siempre ha manifestado que fue para él un gran alivio descubrir a Paco Lasierra, porque así sabía que la ronda no moriría jamás, que era el heredero ideal de esta gran tradición altoaragonesa.

Junto a Campodarve recorrió muchos de los pueblos que conservaban la ronda, incluso fomentando su implantación en lugares donde se había perdido, dada la gran calidad de las mismas. No sólo cantaban jotas a las mozas, a las autoridades, sino que improvisaban entre ellos picadillos y jotas de reto, que muy difícilmente se igualarán. También recitaban monólogos y diálogos aragoneses de grandes autores como Pedro Lafuente, Luis López Allué o Enrique Capell entre otros.

Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"
Paco Lasierra "El Chato de Pallaruelo"

Cuando Joaquín se retira de las rondas, le toca a Paco buscar un nuevo compañero de las rondas. En ese momento aparece Javier Badules, un joven de San Lorenzo del Flumen, que asimila con rapidez todo lo que “el chato” le transmite, y se convierte en el nuevo rondador que va a seguir con esta tradición junto a Paco. Se puede decir que el nivel alcanzado por estos dos rondadores es imposible de igualar. Hacen alarde de una gran imaginación, de una rapidez para componer inaudita, de un humor exquisito, y de una interpretación impecable de las jotas de ronda.

Paco (junto a Campodarve, y junto a Badules) ha recorrido las calles de más de 200 pueblos altoaragoneses, cantando, recitando e improvisando. Cada año realiza más de 35 rondas (rondas de fiesta, rondas de mairalesas, rondas de bandeja,,, ) Y de esos pueblos, hay que destacar las que siguen perdurando en el tiempo desde sus comienzos, como son las de Lalueza, Buera, Radiquero, o Graus.

Comentarios