sucesos 

Rescate de más de 10 horas en la Cresta de Alba

La Guardia Civil también realizó un complicado rescate en el Pico Farato 

Rescate nocturno de la Guardia Civil
Rescate nocturno de la Guardia Civil

Efectivos de la Guardia Civil de Huesca realizaron dos complicados rescates en las últimas horas para atender la petición de auxilio de tres personas. El primero de los rescates se produjo en el Pico Farato donde se atendió a un hombre que había caído 60 metros al vacío El herido es un vecino de Barcelona de 56 años que fue trasladado al Hospital Miguel Servet de Zaragoza. El otro suceso se produjo en la Cresta de Alba donde debido al mal tiempo y la llegada de la noche se atendió a un hombre de 26 años y una mujer de 46 que habían quedado desorientados. 

wer

La primera atención se realizó tras la llamada al 112 en la que se informaba que un escalador había caído 60 metros al vacío tras desprenderse una piedra a la que estaba asegurado. Tras localizar al herido se determina que lo más rápido para acceder hasta él es mediante ciclos de grúa para dejar a los especialistas y la médico, resultando de gran dificultad debido a lo descompuesto de la roca, la inclinación del terreno y el viento reinante en la zona. Una vez asegurado en la camilla se procedió a descolgarlo unos 10 metros a un lugar más seguro.  Sobre las 21’15 horas una vez cesó la tormenta el helicóptero pudo acudir a la zona y los pilotos con gran pericia, mediante un ciclo de grúa, consiguieron extraer la camilla, a pesar del fuerte viento racheado que había en el lugar. El herido es un vecino de Barcelona de 56 años que fue evacuado en ambulancia al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Por otro lado efectivos del GREIM de Benasque atendieron la llamada de auxilio de unos montañeros que transitaban por la zona del Pico del Alba, habían escuchado a dos personas que les habían pedido ayuda ya que se encontraban enriscadas en la Cresta de los trece gendarmes y les era completamente imposible moverse de ese lugar. 

Dadas las malas condiciones meteorológicas y la proximidad del ocaso y al no poder hacer uso del helicóptero efectivos del GREIM de Benasque salieron hacía la zona en vehículo oficial, ya que tras una fuerte tormenta la situación de los enriscados podría ser muy precaria.

Tras llegar hasta los Baños de Benasque continuaron a pie durante más de tres horas hasta la base de la pared, una vez allí pudieron establecer contacto visual con las luces frontales de los enriscados, comunicándose a voces con ellos y confirmando que se encontraban ilesos aunque con hipotermia. Tras ascender escalando unos 200 metros, por la pared mojada en un terreno descompuesto y abrupto, al llegar a la parte alta de la arista se desplazaron por la misma hasta llegar a la vertical de los enriscados y mediante maniobra de rapel lograron acceder a su posición, una vez asegurados y comprobado que se encontraban en buenas condiciones, iniciaron el descenso mediante rápeles, siendo asegurados en todo momento por los especialistas.

Una vez en la base de la pared continuaron el descenso caminando hasta enlazar con la ruta normal del Pico del Alba, siendo ya las 6 de la mañana, dadas las fuertes rachas de viento existentes en la zona se decidió descender todo lo posible, hasta un lugar donde el helicóptero pudiera recogerlos con seguridad, en las proximidades del Ibón del Alba.

Tras tres intentos de aproximación de la aeronave, dificultadas por las rachas de viento, por fin consiguió los pilotos consiguieron realizar un apoyo parcial y rápidamente se introdujo a los rescatados en la aeronave, siendo evacuados a la helisuperficie de Benasque a las 08:30 horas del día lunes.

Los rescatados que resultaron ilesos y eran un varón de 26 años y una mujer de 46 años, ambos vecinos de Alicante.