comarcas

Responsables políticos pirenaicos critican que Azcón ponga en duda la llegada de los fondos europeos para modernizar el Pirineo

Vista de la localidad de Bonansa
Imagen de Bonansa, localidad de la Ribagorza


Los tres proyectos que se van a poner en marcha en el Pirineo aragonés gracias a los fondos europeos supondrán una inversión de 26 millones de euros en la zona norte de la provincia. Según los presidentes comarcales de Alto Gállego, Ribagorza y Sobrarbe, Lourdes Arruebo, Marcel Iglesias y José Manuel Bielsa, así como el de la Mancomunidad del Valle del Aragón, Álvaro Salesa, se trata de proyectos que vertebran el territorio, impulsan el desarrollo y, están seguros de que ayudarán a mantener población en sus zonas, afectadas por la pérdida poblacional desde hace años. Por eso, aseguran no entender que el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, cuestione la llegada de estos fondos a este territorio, fundamentales para sus pueblos.

Para los cuatro, es sorprendente que el presidente del Partido Popular en Aragón haga declaraciones en este sentido y amenazando de judicializar estas tan necesarias inversiones para estas comarcas. Y añaden: “Su posición va en contra de la vertebración territorial, algo que debería tener en cuenta, pues nuestra comunidad no es solo Zaragoza, el resto del territorio vive una realidad muy diferente”.

“La brecha entre la gran ciudad y el medio rural sigue creciendo y Jorge Azcón no ayuda para nada con sus planteamientos. Pedimos al Partido Popular en la provincia de Huesca que se desmarque de la idea de su presidente regional de llevar el reparto de fondos europeos a la justicia porque buena parte del futuro del Pirineo depende de ellos, por cierto territorio donde hay muchas segundas residencias de gente de la ciudad de Zaragoza, vecinos a la postre también de estos municipios”.

A juicio de los presidentes, “Azcón no entiende que Aragón es mucho más que Zaragoza. Y aunque es cierto que en la capital vive la gran mayoría de la población aragonesa, las zonas donde la situación es completamente opuesta, necesitan inversiones para garantizar la actividad económica, de creación de empleo y su futuro”. Por tanto, cuando visita nuestra provincia y dice que hay que apostar por generar actividad económica hasta podemos estar de acuerdo con él, pero no puede hacer un discurso en Huesca para el territorio y otro distinto en Zaragoza, enfrentado al medio rural.

Estos primeros fondos europeos aprobados para destinos de turismo sostenible, así como los que son necesarios para cerrar las actuaciones en estos territorios similares como el Alto Gállego y en otros que pudieran ser necesarios como el Sobrarbe pueden suponer actuaciones muy necesarias para garantizar turismo como el de nieve o los espacios naturales, entre otros, motores económicos esenciales en estas zonas y para la provincia de Huesca, en una estrategia clara de cohesión territorial y de lucha contra la despoblación. “Sin estas aportaciones de los fondos europeos, las administraciones locales pequeñas como las nuestras no podrían hacer frente a un reto esencial para nuestros territorios que ya sufrieron una fuerte crisis económica cuando no se abrieron las estaciones de esquí el pasado año a causa de la pandemia de la Covid incluso las dificultades al comienzo de ésta”.