sobrarbe

San Pablo, la fiesta grande de Boltaña, se reinventa en tiempos de la covid-19

Se mantiene la celebración de la misa en honor al santo y además este año se ha creado un menú para llevar 

Fiestas San Pablo Boltaña
Imagen de la festividad de San Pablo en Boltaña. Foto: Saúl Lozano Ferrer. 

El municipio de Boltaña debería celebrar sus fiestas grandes en honor a San Pablo este lunes, 25 de enero. Este año los actos tradicionales han sido suspendidos a causa de la crisis sanitaria que sacude el mundo. Por su parte, el Ayuntamiento de Boltaña trabaja para que permanezca vivo el espíritu festivo de San Pablo, y por ello se han reinventado y se han adaptado a las actuales circunstancias creando un “Menú de San Pablo para llevar” para que los boltañeses disfruten de la fiesta en sus casas.

Tradicionalmente estos dos días están fuertemente señalados en el calendario de todo boltañés, pues es una fiesta muy celebrada en sus calles y entre sus gentes. El día previo a San Pablo se reservaba para la actuación de La Ronda de Boltaña, que desde primeras horas de la tarde se ocupaba de alegrar las calles del casco antiguo con sus canciones y armónicos sonidos.

Los boltañeses y visitantes recorrían con ellos todas las paradas en las puertas de las casas compartiendo dulces y vino tras terminar sus canciones, jornada rondadora que se alargaba hasta que el sol se pone y llega la hora de encender la hoguera.

Fiestas San Pablo Boltaña
Grupo de Palotiau de Boltaña. Foto: Saúl Lozano Ferrer.

En la Glorieta Alcalde Ramón Giménez, la brigada del Ayuntamiento de Boltaña dedicaba toda la mañana a preparar una gran hoguera, que se enciendía al caer la tarde. Los boltañeses se reunían en torno a ella, asando sus viandas, bailando y compartiendo las horas previas a San Pablo.

El 25 de enero Boltaña se vestía de gala. Celebraba la misa en honor a San Pablo en la Colegiata de San Pedro Apóstol, único acto que se mantiene este año.

Al finalizar disfrutaban del grupo del Palotiau de Boltaña, que recorría desde la Plaza Mayor de hasta el Pabellón Polideportivo Teresa Palacio, donde inauguraban la multitudinaria comida popular. Son dos días que Boltaña celebra con entusiasmo, y que este año quedan suspendidos por la recomendación del Gobierno de Aragón para prevenir el riesgo de contagio.