salud pública

Seguridad privada para controlar a los temporeros de Albalate de Cinca confinados

El número  de trabajadores en cuarentena no se ha ampliado

Albalate de Cinca
Estructura montada por el Ejército / Sociedad

La situación en Albalate de Cinca, después de confinar a 29 temporeros en el pabellón polideportivo con positivo en la covid-19, es de tranquilidad, según explicaba a esta redacción el presidente de la Comarca del Cinca Medio, José Ángel Soláns. El cambio más significativo es la sustitución en las labores de vigilancia de efectivos de la Guardia Civil por seguridad privada.
El juez de Fraga encomendó a la Guardia Civil está labor de vigilancia después de los primeros positivos y mientras se realizaban las pruebas al resto.

Albalate de Cinca, localidad de 1.000 habitantes, no cuenta con policía local así que se ha tenido que recurrir a la seguridad privada para que los temporeros sigan cumpliendo con la cuarentena.
Tras unos días de mucha presencia de medios de comunicación y del Ejército montando literas complementarias y un comedor de campaña junto al polideportivo, la situación es de una mayor tranquilidad, esperando las nuevas pruebas para poder volver al campo.

Los mediadores sociales siguen con su labor  de explicarles la situación aunque, a veces , resulta difícil que entiendan que no pueden ir a trabajar aunque se se sientan bien.
Los últimos datos de sanidad para el Cinca Medio, según explica Soláns, no arrojan prácticamente incidencias por la covid-19.

Comentarios