tráfico

Septiembre acumula siete fallecidos en las carreteras de la provincia

Todos los accidentes han tenido lugar en carreteras convencionales, de doble sentido, por lo que se pide extremar la precaución

Accidente con tres fallecidos en Chalamera en la A-131
El accidente más grave de este verano, se cobraba la vida de tres miembros de una familia en la A-131, en Chalamera


El verano y especialmente el mes de septiembre han resultado trágicos en las carreteras de la provincia de Huesca. Nueve personas han perdido la vida en los últimos tres meses. Sin embargo, es septiembre el mes que presenta un mayor número de fallecimientos, hasta siete, en cinco accidentes que tuvieron lugar en diferentes vías. Choques frontales o fronto-laterales, vuelcos o salidas de vía han sido las principales causas. La jefa provincial de Tráfico, Margarita Padial, recuerda que la mayoría de estos accidentes se han producido en carreteras convencionales, por lo que hay que extremar la precaución. 

En varios de esos casos, los motivos han sido salida de la vía o los choques, factores mas frecuentes cuando hay distracción al volante. La responsable de Tráfico indicaba que en las carreteras convencionales, con doble sentido de la circulación y sin mediana de separación, hay más probabilidad de que, en una distracción se invada el carril contrario, por lo que es necesario mantener toda la atención en la conducción, desde el momento en que uno se pone al volante de su vehículo.

Esto, teniendo en cuenta que el tráfico se ha reducido notablemente en los últimos meses en las carreteras de la provincia. Si en los meses de abril y mayo, la circulación se llegó a reducir hasta en un 70%, durante el verano y sobre todo en las operaciones de tráfico de salida y regreso de vacaciones, no fue tan acusado, pero este año había un 30% menos de tráfico. Ello ha provocado una menor siniestralidad, aunque finalmente ha habido accidentes con resultados trágicos.

Hay que recordar que el accidente más grave tuvo lugar recién comenzado el mes de septiembre. El día 3 fallecía una familia de Huesca, el padre de 62 años, la madre de 52 y una hija de 17, en un choque frontal contra un camión en la A-131, en el término municipal de Chalamera.

El 14 de septiembre, una mujer de 44 años, vecina de Estiche de Cinca, moría en el hospital tras haber sufrido un accidente con un choque frontolateral con otro vehículo en la N-240, en el puente sobre el río Cinca en Monzón.

El día 18, un ciudadano búlgaro de 63 años, vecino de Peralta de Alcofea, moría en otro siniestro que tenía lugar en la A-1226, entre Fornillos y Barbastro, tras chochar su coche frontolateralmente con otro turismo.

El 22, el vuelco de un tractor en la A-140, en Tamarite de Litera provocaba la muerte de un hombre de 63 años. El tractor que conducía se salía de la vía y volcaba posteriormente.

Y este sábado, un motorista de 58 años, vecino de la localidad leridana de Alcarrás, perdía la vida en la N-230, en el término municipal de Sopeira, tras chocar de forma lateral contra un turismo mientras realizaba un adelantamiento.

El 21 de julio fallecía un vecino de Zaragoza, de 24 años, tras salirse de la vía la moto que conducía, en la N-260, en el término municipal de Sabiñánigo. Y el 28 de agosto, se encontraba a una mujer de 47 años, vecina de San Sebastián, que había fallecido en un accidente al salirse de la vía su vehículo, en la A-21, en el término municipal de Puente la Reina.

Además de estos siniestros mortales, entre julio y septiembre se han producido más accidentes de tráfico que se han saldado con varios heridos de diferente consideración.