A-132

Siguen paralizadas las tareas de limpieza de las rocas de la ladera

La DGA ha abierto una investigación para determinar lo ocurrido en la limpieza de la carretera

El Gobierno de Aragón, ha abierto una investigación para determinar si parte de los escombros del desprendimiento ocurrido el domingo en la carretera A-132 fueron arrojados intencionadamente o no por la empresa que realiza los trabajos al río Gállego. Desde la DGA se ha explicado que “se está investigando lo sucedido” para determinar si las piedras aparecidas en la ladera del Gállego, a su paso por Murillo de Gállego, cayeron con el derrumbe, se precipitaron por la ladera al apilarlas en las márgenes de la calzada antes de su retirada o se arrojaron intencionadamente.

Durante la tarde del miércoles la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos denunciaba el vertido ofreciendo varias fotografías y video de vertidos hacia el rio..

Desde el Gobierno de Aragón, se ha indicado que "ante la situación de tensión que se ha creado por las quejas de vecinos de la zona, se han detenido provisionalmente los trabajos".

Desde la coordinadora denuncian que “esta es una actividad ilegal que deben ser recogidos con camión pues el riesgo de cortar el río y sobre los turistas que realizan deportes de aguas bravas es muy elevado”

Se apunta que “la empresa está incumpliendo la legalidad y han amenazado a la persona que ha ido a indicarles que no esa acción no debía realizarse”.

La coordinadora denuncia también que “la semana pasada ya se tiraron al río y el domingo”, indicando que también esto es “inadmisible”

Esta coordinadora, en un segundo comunicado emitido este jueves, valora el esfuerzo y la rápida intervención de Dirección General de Movilidad e Infraestructuras del Gobierno de Aragón y espera a que la investigación de la guardia civil y la Confederación Hidrográfica del Ebro aclare lo sucedido. "Se reconoce el trabajo de limpieza de la calzada insistiendo en que debe hacerse correctamente".

Critica asimismo el trato recibido por un miembro de la coordinadora, “que acudió a grabar los trabajos, al que amenazaron con quitarle el teléfono e incluso lanzarlo al río”.

Comentarios