TRIBUNALES

Suspendida la vista previa por el litigio de los bienes

El abogado del Consorcio del Museo de Lérida aduce una lesión en un pie que le obliga a hacer reposo. El juzgado de Barbastro ha atendido su petición

Museo Diócesano de Barbastro-Monzón
El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón está preparado para exponer los bienes cuando regresen

El juez de Barbastro ha decidido suspender la vista previa por el litigio de las 111 piezas de artes pertenecientes a las parroquias de la diócesis altoaragonesa, prevista para el próximo lunes, 10 de septiembre, en los juzgados de la ciudad del Vero. El magistrado ha atendido la solicitud del abogado del Consorcio del Museo de Lérida, Jordi Vives, que solicitaba la suspensión de la vista a causa de un problema de salud que le impedía trasladarse a Barbastro. De momento, se desconoce cuál será la nueva fecha para la vista previa.

El abogado de la diócesis de Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero, señalaba que todos estos procesos dilatorios van en contra de su objetivo, que es resolver el litigio cuanto antes. Guerrero explicaba que el juez comunica al abogado que presente el alta médica en cuanto la tenga para fijar una nueva fecha.

GUERRERO SUSPENDE 1

En un principio, se habla de que la lesión podría prolongarse durante dos meses, aunque se desconoce exactamente cuándo se restablecerá el letrado del Consorcio.

GUERRERO SUSPENDE 2

La vista previa permitirá a las partes tratar cuestiones o defectos procesales previos y, sobre todo, presentar las pruebas a valorar posteriormente por el juez durante la celebración del juicio civil, pendiente aún de señalar, aunque todo parece indicar que se celebrará en el mes de octubre.

La demanda se dirige al Obispado de Lérida y al Consorcio del Museo, órgano de gestión del centro que se ha opuesto reiteradamente a romper la situación de depósito alegando que las piezas reclamadas están protegidas por la legislación catalana.

Desde la propia diócesis de Barbastro-Monzón se hizo público recientemente que el objetivo de la demanda era "poner fin" a un litigio que se inició en 1995, con la creación de la nueva diócesis de Barbastro-Monzón que incorporaba a las parroquias de la zona oriental y que antes pertenecían a la diócesis de Lérida.

Un procedimiento que dio un giro inesperado semanas atrás a raíz de la contestación a la demanda hecha por el obispo de Lérida, Salvador Giménez, en la que aseguraba que más de ochenta de las piezas reclamadas, entre ellas las más valiosas, eran suyas.

Contestación que contradice lo argumentado por el propio prelado en el fallido acto de conciliación celebrado, en el que reconoció la propiedad aragonesa de las piezas.

Hasta el momento, todas las sentencias eclesiásticas y civiles han dado la razón a la diócesis de Barbastro-Monzón. Según las sentencias, las obras de arte son propiedad de la diócesis altoaragonesa y se encuentran en depósito en Lérida.

Comentarios