comarcas

Suspendidas las acampadas desde el 29 de julio

Los trabajadores que no estén vacunados de las residencias deberán realizarse una prueba diagnóstica cada 72 horas

Niños en un campamento de verano
Imagen de archivo de niños en un campamento

Salud Pública anunciaba ante la oleada de contagios que se suspenden las acampadas desde el próximo 29 de julio. También el paso a nivel de alerta 3 de las actividades de verano infantiles y juveniles. Sí que podrán llevarse a cabo colonias urbanas sin pernocta, campos de voluntariado juvenil, actividades de aventura al aire libre y colonias con pernocta en grupos de un máximo de 55 participantes, excluyendo a los monitores.

Sira Repollés, consejera de Sanidad
REPOLLÉS 1 COLONIAS 22

Además, el responsable de cada una de las actividades deberá comprobar con antelación al inicio de la misma que los participantes cumplen alguno de los siguientes requisitos: haber recibido la pauta completa de vacunación (habiendo transcurrido 14 días desde la administración de la última dosis); haberse recuperado de la infección por covid y hallarse en periodo comprendido entre día 11 y el 180 después de la prueba diagnóstica positiva, o disponer de una prueba diagnóstica negativa realizada en las últimas 72 horas en caso de PCR o de 48 en el caso de test rápido de antígenos.

Cambios en residencias

Por otra parte, la orden publicada este jueves contempla que los trabajadores de residencias que no estén vacunados van a estar obligados a realizarse, como medida preventiva, una prueba diagnóstica cada 72 horas. La decisión se suma a la de que los trabajadores no vacunados o con infección en los últimos 180 días que regresen de permiso o vacaciones debían realizarse dicha prueba con 72 horas de antelación antes de reincorporarse a su puesto. Todo ello, para evitar brotes como el ocurrido en Benabarre, que deja ya casi una treintena de contagios entre usuarios y trabajadores.

Francisco Falo, director general de Salud Pública
FALO 1 RESIDENCIAS 22

Además de las medidas ya indicadas en la orden, desde el Departamento de Ciudadanía se está realizando una monitorización de todas residencias con brotes, para conocer su situación e implementar medidas en caso de que sea necesario junto a Salud Pública (ayudar en la sectorización, dotar de material si hiciera falta o conocer, si las hubiera, necesidades de personal). Además, cada residencia cuenta con un responsable de Salud Pública que determina, en función de la situación de cada centro, qué medidas restrictivas deben tomarse.