COMUNICACIONES

Treinta autobuses de Alosa suman 1.500 km de más al día desde el cierre de Monrepós

La empresa del Grupo Avanza ha llegado a triplicar vehículos y personal para las líneas hacia Jaca y Sabiñánigo y las distintas lanzaderas en la zona

Autobús de ALOSA
Autobús de ALOSA

La empresa de transporte de viajeros Alosa hace literalmente encaje de bolillos para cubrir todos los servicios de itinerarios hacia el Alto Gállego y la Jacetania y las lanzaderas y trayectos hacia Formigal. En muchos casos, servicios que habitualmente se realizan con un vehículo y un conductor requieren ahora, tras el cierre de la N-330, hasta tres autobuses y tres trabajadores para tratar de ajustarse a los horarios y causar así las mínimas afecciones al cliente.


El recuento de vehículos para estos servicios arroja una cifra total de 30 autobuses: siete de ida y siete de vuelta desde Zaragoza hasta Jaca, seis de ida y otros seis de vuelta para la lanzadera de Sabiñánigo a Jaca y otros dos de ida y dos de vuelta de Sabiñánigo a Formigal y los pueblos del trazado. Estas tres decenas de vehículos suman un total de 1.479 km diarios de más para realizar los servicios desde que cerró la N-330.

Alosa redobla su esfuerzo para adaptarse a esta falta del principal acceso a estas zonas pirenaicas. Por ejemplo, el itinerario para llegar hasta Sabiñánigo por la A-132 tiene que pasar antes por Jaca. La empresa tiene un autobús a modo de lanzadera esperando que llegue el servicio regular para recoger a los pasajeros que se dirijan a la capital del Alto Gállego. De este modo, buscan la mínima afección a los clientes ajustándose lo máximo a la previsión horaria del viaje.

Comentarios