medio natural

UAGA pide que se investigue la presencia del lobo en una zona hasta ahora sin ataques

Los últimos ataques dejan más de 30 ovejas muertas en explotaciones de la Jacetania

Resultado del ataque del  lobo
Oveja muerta en una explotación de Santa Engracia, donde el Gobierno de Aragón ha confirmado la presencia del lobo

Tras los últimos ataques del lobo en explotaciones ganaderas de la Jacetania, una zona en la que “desde nuestros abuelos no se había vuelto a tener noticias de ataques de lobo”, la organización agraria UAGA está estudiando qué posibilidades jurídicas hay para exigir que se investigue. La organización va más allá y asegura que llega a sospechar “que este lobo está siendo capturado y soltado en determinadas épocas del año”. El propio Gobierno de Aragón les ha confirmado que sus cámaras captaron imagen de un lobo en la zona, y que las pruebas de las mordeduras tras los ataques que se produjeron en Somanés, Javierregay y Asoveral así lo corroboraron. La organización agraria está sopesando denunciar dichos ataques a la fiscalía de medioambiente y al Seprona, y exige que se identifique genéticamente el origen del lobo causante de estos ataques.

Daniel Lacasa, coordinador de UAGA en la Jacetania explica que quieren saber cómo ha llegado hasta la zona. Conocen ataques en los Monegros, Navarra o el Pirineo francés, pero la zona de los últimos ataques es nueva y les extraña que no hayan tenido noticias de ataques durante el posible viaje del animal.

Más de 30 ovejas muertas
El primero de los ataques ocurrió en la noche del 2 al 3 de agosto en un rebaño de corderas en Somanés, en el propio terreno donde está la nave ganadera; el siguiente ataque ocurrió en la madrugada del 5 de agosto, a otro rebaño de corderas y muy próximo al ataque anterior, en este ataque hubo 4 corderas muertas además de que varias corderas sufrieron heridas graves por lo que las bajas pueden aumentar en los próximos días a consecuencia de este ataque; y, el último ataque, ocurrió la madrugada del 8 de agosto, en un rebaño grande de ovejas de Asoveral y donde ha habido numerosas bajas (en torno a 30) ya que fue un ataque fuerte. Hay que tener en cuenta que al ser este un rebaño en plena producción las consecuencias posteriores por el ataque pueden ser graves, con consecuencias en bajas posteriores, abortos, etc., por lo que el lucro cesante se estima elevado.

UAGA, tras la confirmación por parte de la Administración de que el ataque del rebaño de Santa Engracia es de lobo, confirmado por las mordeduras en las ovejas muertas y porque las cámaras detectaron la presencia del lobo, exige a la Administración que identifique el origen genético de este lobo. UAGA no entiende el comportamiento de estos ataques, ya que hay largas épocas al año que el animal está silenciado sin atacar y de repente aparece en una determinada zona, en este caso en pleno agosto y cuando las temperaturas son las más altas del año, por lo que desde UAGA se llega a sospechar que este lobo está siendo capturado y soltado en determinadas épocas del año.

Los ganaderos consideran que la convivencia no es posible
Esta presencia, denuncia UAGA, “pone en juego las explotaciones de numerosos ganaderos y por tanto su viabilidad en el medio rural”. UAGA quiere destacar el importante papel de la ganadería extensiva en zonas como la Comarca de la Jacetania por su efecto sobre mantenimiento del medio natural (biodiversidad, cortafuegos, etc.) y por su efecto sobre el mantenimiento de la población rural, y situaciones como las vividas en la última semana en la zona no hace más que complicar más aún a un sector ya de por sí debilitado.