empresas

Un total de 95 empresas catalanas han pedido trasladar su sede social a Huesca en este último año

El 1-O, la inestabilidad política tras las elecciones del 21 de diciembre y la reactivación de nuevo de la polémica, motivan los abandonos

Sede Registro Mercantil de Huesca
Sede del Registro Mercantil de Huesca en la plaza de Concepción Arenal


Este 1 de octubre se cumplía un año desde la fecha del referendum ilegal que se celebró en Cataluña y que, junto con todos los hechos acaecidos esas semanas, provocó la huida de numerosas empresas de la comunidad autónoma vecina, que trasladaban su domicilio social a otras autonomías. Desde el 1 de octubre de 2017 hasta este mismo día, un año después, 95 empresas catalanas han presentado la petición de ese traslado a la provincia de Huesca ante el Registro Mercantil de Huesca, y de ellas se han inscrito 88.

En comparación con otras comunidades o provincias, la cifra no es muy elevada, pero el goteo ha sido constante. Solamente el pasado mes de julio no se presentó ningún documento relativo a traslados.

Hasta final de mayo, habían solicitado traslado 82 empresas y se habían inscrito 78 de ellas. En junio se presentaron 5 traslados, que están ya inscritos. En agosto se presentaron otras cinco solicitudes. De ellas, 4 procedían de Cataluña y se han inscrito 3. Y en septiembre, se han presentado otras 3, de las que 2 sociedades son de Cataluña y ya están inscritas.

En este tiempo, las empresas catalanas que han solicitado su cambio de domicilio social son en su mayoría de Barcelona y Lérida. Hay alguna petición de Tarragona, pero son las menos

Hay que recordar que el Registro Mercantil recibe primero la comunicación y posteriormente, llega toda la documentación. Se trata de un proceso que supone la ejecución de varios trámites, en diferentes plazos, por lo que la inscripción no es inmediata y puede retrasarse varias semanas.

El referendum ilegal del 1-O, las elecciones del 21 de diciembre, que tardaron casi 5 meses en dotar a Cataluña de un nuevo presidente, y ahora la reactivación de toda la polémica en torno a la república, han supuesto que numerosos responsables de sociedades catalanas decidieran en su día y hayan continuado en los meses siguientes, abandonar la comunidad autónoma en busca de una mayor seguridad económica.

El traslado del domicilio social de una empresa es un primer paso, que hace referencia a lo que es la ubicación del centro de decisión. Lo siguiente sería, en una segunda fase, el traslado de domicilio fiscal, con lo que llegaría el pago de impuestos en esta provincia. Y aún habría un tercer paso, a medio-largo plazo, con lo que sería el traslado del centro de producción.

Comentarios