tráfico

Verano especialmente trágico en las carreteras altoaragonesas

Las drogas, el alcohol, el móvil y no llevar el cinturón, entre las causas más frecuentes de fallecimiento en accidentes

Imagen del accidente en el término municipal de Pozán de Vero.
El número de fallecidos ha aumentado con respecto a 2017

El primer fin de semana de septiembre se ha saldado con tres fallecimientos en las carreteras altoaragonesas que se suman a otra persona que perdió la vida el pasado viernes para terminar agosto. Es uno de los peores veranos por número de muertes en carreteras de la provincia, ya que entre los meses de julio y agosto eran un total de 9 personas y tres más en los primeros días del presente mes. 

En total, el verano pasado hubo 101 accidentes, con 134 heridos y 5 fallecidos. Este verano ha habido 81 siniestros viales en la provincia de Huesca, con 105 heridos (29 menos que hace un año), y 12 fallecidos, siete más.

En el total del año, en los ocho primeros meses ha habido 262 accidentes (en 2017 hubo 346). En este tiempo se han producido 378 heridos, frente a los 476 que hubo (99 menos), y 19 muertos, cuatro más que el año pasado.

Y por carreteras, la A-1234 es la que acumula un mayor número de fallecidos, 3, y de heridos 11. Le siguen la A-23 donde en los accidentes de este año ha habido 2 muertos y 19 heridos; en la N-II ha habido cuatro muertos y 13 heridos; en la A-1605 también ha habido 2 muertos y 5 heridos. La N-240 ha registrado 1 muerto y 27 heridos, la N-230 otro muerto y 8 heridos, y la N-260, un muerto. En los diferentes siniestros, en la N-330 ha habido 17 heridos, y finalmente, en la A-22, ha habido 15 heridos.

El jefe provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río, buscaba las razones de los accidentes. Reconoce que cada año hay más tráfico en las carreteras, lo que supone un mayor riesgo de siniestros. Además, parece que el carnet por puntos ha perdido efectividad y se sigue utilizando demasiado el teléfono móvil al volante. Hay una mayor concienciación con el alcohol, pero ahora los expertos de la DGT hablan de que se ha incrementado notablemente el uso de drogas. De hecho, en los controles de tráfico que se realizan, un 12% dan positivo. 

Y, aunque parezca mentira, no llevar cinturón de seguridad sigue siendo una de las principales causas de fallecimiento en los accidentes. En los controles sólo un 1 o 2% de los conductores no lo lleva puesto. Pero a la hora de contabilizar muertos en carretera, un 20% de ellos iba sin cinturón. Ello, a pesar de todas las campañas que se siguen haciendo de forma habitual.

Comentarios